Historia

Inicio Edad Antigua, El Imperio Neobabilónico El Imperio Neobabilónico

El Imperio Neobabilónico

Publicado por Hilda

En el año 612 a. C., los caldeos, pueblo semita residente en Babilonia, cansados de la dominación asiria, se rebelaron, apoyados por los medos, y reconstruyeron Babilonia, destruida por los asirios, que erigieron en su capital, construyendo un imperio, semejante al asirio, con excepción de las zonas del norte del Tigris y Asia menor, que fueron adjudicadas a los medos.

 El Imperio Neobabilónico

El fundador del Imperio Neobabilónico, fue Nabopolasar, en el año 625 a. C., su primer rey, durante cuyo reinado comenzó a destacarse su hijo Nabucodonosor, al frente de las milicias. Habiendo obtenido una resonante victoria en Karkemish, durante su campaña a Egipto, regresó a Babilonia, donde fue proclamado rey, tras la muerte de su padre, en el año 604 a. C., extendiendo las fronteras del Imperio desde el valle del Éufrates a Egipto, tras derrotar a Siria y Palestina, tomando en el año 587 a. C., la ciudad santa de Jerusalén, destruyendo el templo de Salomón, y haciendo prisioneros a sus habitantes, que fueron trasladados a Babilonia. Tras sitiar la ciudad de Tiro, por el lapso trece años, se apoderó de las posesiones fenicias.

Era un pueblo guerrero y conquistador, al igual que sus predecesores, los asirios, pero no alcanzaron su grado de crueldad. También deportaban a los pobladores de los territorios conquistados, con la finalidad de evitar rebeliones, pero al contrario de los asirios, los exiliados podían permanecer juntos, conservando su identidad cultural.

Su monarca, Nabucodonosor II, otorgó a Babilonia un esplendor inimaginable, entre cuyas expresiones máximas figuran los jardines colgantes de Babilonia, una de las siete maravillas del mundo.

La ciudad de Babilonia, amurallada y defendida por torres se comunicaba con el exterior a través de siete puertas, cada una con un nombre representativo de la divinidad que simbolizaba. En el interior representaba grandes construcciones, destacándose lo templos.

Sin embargo, la majestuosidad de la obra de Nabucodonosor, terminó junto a su existencia, ya que, luego de su muerte, en el año 562 a. C. se desataron luchas internas. Su hijo y sucesor fue asesinado, tras dos años de agitado mandato y fue sucedido por su cuñado Neriglisar, quien pereció también asesinado junto a su pequeño hijo, luego de tres años en el poder.

Le sucedió Nabonido, en el año 555 a. C., que ocupado en el embellecimiento edilicio de la ciudad dejó el mando, en la práctica, en su corregente, Belshazar, famoso por su crueldad, lo que permitió, ante el descontento popular de los habitantes de Babilonia, el avance de los persas, que se apoderaron, de Babilonia, al mando de Ciro en el año 539 a. C.

Categorías: Edad Antigua, El Imperio Neobabilónico

11 comentarios para “El Imperio Neobabilónico”