Historia

Inicio México, Siglo XIX Batalla de Puente de Calderón

Batalla de Puente de Calderón

Publicado por Hilda


Batalla de Puente de CalderónLa Batalla del Puente de Calderón tuvo lugar el 17 de enero de 1811 y se desarrolló durante las guerras por la independencia de México, las que se habían iniciado con el Grito de Dolores, promovido por el cura Hidalgo, el 16 de septiembre de 1810. En esta batalla los realistas vencieron a las fuerzas revolucionarias mexicanas, muy superiores en número.

Antecedentes

El Grito de Dolores tuvo lugar el 16 de septiembre de 1810, y fue un llamado a la sublevación contra las autoridades españolas, realizado por el cura Miguel Hidalgo, Juan Aldama e Ignacio Allende, tras lo cual Hidalgo fue reconocido como Capitán General de América.

Doce días más tarde ocurrió la Toma de la Alhóndiga en Guanajuato, un granero donde se refugió la población y el intendente Juan Antonio Riaño, donde los revolucionarios lograron entrar y provocaron una masacre, acompañada de saqueo y actos de pillaje en Guanajuato.

El 17 de octubre, los rebeldes ocuparon sin resistencia Valladolid, y el 29 de octubre acamparon en Toluca, en su camino hacia la ciudad de México. El día 30 se produjo otra victoria para los revolucionarios en Monte de las Cruces, cerca de Toluca, derrotando a las fuerzas del coronel Torcuato Trujillo que había sido comisionado por el virrey Venegas para detener a los insurgentes.

Hasta este momento la suerte favorecía a los revolucionarios, pero Hidalgo realizó una mala maniobra al intentar llegar a un acuerdo y lograr la rendición de la capital, lo que fue infructuoso, y entonces en lugar de atacar se retiró al Bajío, al norte del río Lerma.

Los realistas los enfrentaron en Aculco y lograron poner en fuga a los insurgentes cuyos mandos se separaron. Hidalgo se retiró a Valladolid y después a Guadalajara, donde se sucedieron horribles matanzas de realistas. Mientras tanto Allende perdía contra los españoles en Guanajuato. Hidalgo fue proclamado como Alteza Serenísima, mientras Calleja iniciaba su avance sobre Guadalajara, al mando de unos seis mil hombres que se enfrentarían a los casi cien mil de los revolucionarios, liderados por Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Mariano Abasolo y Juan Aldama.

La batalla

La batalla se libró a sesenta kilómetros de Guadalajara (hacia el este) en el Puente de Calderón situado en el municipio de Zapotlanejo, donde habían acampado Hidalgo y sus hombres, ya que el cura no quería que la batalla fuera dentro de la ciudad.

Hidalgo estaba tan seguro de su triunfo que la mañana de ese fatídico día 17, pronunció la siguiente frase: «Hoy voy a desayunar en Puente de Calderón, comer en Querétaro y cenar en México».

El mismo Hidalgo fue quien instruyó a Allende, a quien designó como General en Jefe sobre cómo organizar el ejército: el general José Antonio Torres fue puesto al mando de la artillería, Juan Aldama de la caballería y Miguel Hidalgo se quedó a cargo de las reservas.

La superioridad numérica de los insurgentes no iba acompañada de preparación militar, la que solo tenía un 35 % de las fuerzas. Tampoco tenían armas suficientes salvo 95 cañones y granadas de mano.

Si bien el triunfo parecía que estaba del lado de los independentistas, la suerte se selló a favor de los realistas, cuando una granada española destruyó ls municiones del bando contrario, y provocó un incendio. Esto aterrorizó a los rebeldes, los que huyeron perseguidos por los españoles.

Terminó la batalla luego de seis horas, con la derrota de los revolucionarios y fue el fin del liderazgo de Hidalgo, que sería fusilado el 30 de julio de 1811, luego de ser capturado el 21 de marzo de 1811.

Categorías: México, Siglo XIX

Comentarios cerrados