Historia

Inicio Argentina, Siglo XIX La Batalla de San Roque

La Batalla de San Roque

Publicado por Hilda

En Buenos Aires, el partido unitario había sido prácticamente eliminado por Juan Manuel de Rosas, al derrotar junto al caudillo santafesino, Estanislao López al gobernador unitario Lavalle, en Puente de Márquez, el 26 de abril de 1829, pero los unitarios no estaban vencidos en otras zonas.

Liderados por José María Paz, que había sido Ministro de Guerra de Lavalle, en el interior, los unitarios se habían organizado en forma política y militar, en franca oposición a las provincias del Litoral, y aprovecharían los restos de las fuerzas unitarias de Puente de Márquez y los que habían luchado en la Guerra de Brasil.

José María Paz

El 12 de abril de 1829, el general Paz, ya había ocupado la provincia de Córdoba, obligando a retirarse a las afueras, al gobernador federal, Juan Bautista Bustos, su antiguo compañero en la sublevación de Arequito (del Ejército del Norte) con quien finalmente llegó a un acuerdo, obteniendo Paz el gobierno provincial a cambio de convocar a elecciones, alegando que el segundo mandato de Bustos había caducado, y un tercer período de gobierno, era constitucionalmente imposible.

Suponiendo, con razón, que lo que Bustos necesitaba era tiempo para reorganizar sus fuerzas, estableció como parte del trato, la disolución del ejército. Con esta imposición terminaba la esperanza de Bustos de incorporar a Quiroga a sus filas, y por eso el acuerdo no llegó a feliz término, y Bustos dispuso sus hombres detrás del Río Primero.

El general Paz no perdió tiempo, para no dárselo a su enemigo, y avanzando sobre San Roque, lugar actualmente cubierto por las aguas del lago del mismo nombre, lo enfrentó, con alrededor de mil efectivos, sin siquiera responder la propuesta de paz que Arredondo, yerno de Bustos, intentó negociar, atacándolo, primero con bombardeos, y luego por el frente y también por los lados, atravesando el río, el 22 de abril de 1829, con las divisiones a cargo de Gregorio Aráoz de Lamadrid, Román Deheza, y Juan Esteban Pedernera.

Bustos, derrotado, se exilió en La Rioja, buscando la ayuda de Facundo Quiroga, junto a quien se enfrentaría nuevamente a Paz, en La Tablada. Las provincias de Tucumán y Salta se adhirieron a Paz, como preludio de lo que luego sería la Liga del Interior.

Categorías: Argentina, Siglo XIX