Historia

Inicio Argentina, Siglo XX Victorino de la Plaza

Victorino de la Plaza

Publicado por Hilda


Nació Victorino de la Plaza en Cachi, un pueblo de la provincia argentina de Salta, el 2 de noviembre de 1840. Fueron sus padres Mariano Roque de la Plaza y María Manuela Silva. El matrimonio tenía otro hijo, Rafael, el único hermano de Victorino.

Tras una niñez difícil, huérfano de padre y con un hogar con apremios económicos, a temprana edad debió trabajar para poder colaborar con su familia. Completó sus estudios secundarios en Concepción del Uruguay en 1862 e ingresó en la Universidad de Buenos Aires, donde estudió Filosofía. Fue nombrado escribiente en la Contaduría Nacional en 1864.

Victorino de la Plaza

Luchó en la Guerra de la Triple Alianza, por lo cual debió abandonar sus estudios, los que prosiguió al volver a Buenos Aires pero esta vez, en la Facultad de Derecho donde logró graduarse en el año 1868.

Durante la presidencia de Sarmiento, fue nombrado en el Colegio Nacional de Buenos Aires como profesor de Filosofía y fue Secretario del Ministro del Interior Dalmacio Vélez Sársfield, redactor del Código Civil, tarea en la que colaboró. Fue Ministro de Hacienda de Nicolás avellaneda en 1876. Se desempeñó posteriormente como abogado de Bancos, diplomático, y renegoció la deuda externa Argentina en 1890.

Siendo elegido, en la fórmula de la Unión Nacional, para desempeñarse como Vicepresidente de Roque Sáenz Peña, éste enfermó, pidió licencia, y entonces Victorino de la Plaza ocupó la Presidencia en octubre de 1913, cargo en el que continuó tras el deceso de Sáenz Peña, en agosto de 1914, y terminó su mandato en 1916.

Durante su gobierno se continuaron las obras de una línea de subterráneos en la ciudad de Buenos Aires, la que se inauguró el 1 de diciembre de 1913. Fue creada la Caja Nacional de Ahorro Postal, fueron sancionadas leyes sobre accidentes laborales y se inauguró el primer ferrocarril eléctrico que tenía la misión de unir el tramo Buenos Aires-Tigre. Debió afrontar una gran crisis económica como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, frente a la cual Argentina declaró su neutralidad, sin embargo una gran corrida bancaria a inicios del conflicto bélico se derivó en una depreciación de la moneda, declarándose su inconvertibilidad. Se resintieron las exportaciones, salvo la de carnes, y la importación de manufacturas, lo que a su vez favoreció el desarrollo de la industria local, sobre todo en el rubro metalúrgico. Durante la guerra firmó con Chile y Brasil el Tratado A.B.C.

En 1912 se había establecido el voto universal, secreto y obligatorio, a causa de las grandes presiones de la clase media sobre los gobernantes conservadores, y Victorino de la Plaza, que pertenecía al régimen conservador, cumplió aplicándolo, aunque advertía que el triunfo para la sucesión al mando le sería conferido a un radical: Hipólito Yrigoyen.

A su muerte, lo que aconteció en Buenos Aires, el 2 de octubre de 1919, y al no dejar descendencia, fueron sus herederos sus sobrinos, los hijos de su hermano Rafael, que ya había fallecido. Dejó también importantes legados a la Universidad de Buenos Aires, a los hospitales salteños; y a la Biblioteca de Salta, le dejó sus libros y mapas.

Categorías: Argentina, Siglo XX