Historia

Inicio El Mundo Historia de Venecia

Historia de Venecia

Publicado por Hilda

Venecia Hoy

Actualmente es una provincia de Italia, ubicada en la región de Véneto, cuya superficie es de 2.459 km², pero guarda en su característica estructura de piedra, y en las ciento diecisiete islas que la conforman, una rica y peculiar historia.

Los comienzos

Fue en el siglo V cuando los habitantes de la zona situada entre el mar Adriático y los Alpes (Véneto) y los de Aquileya, zona ribereña al Adriático en el norte italiano, buscaron refugio en las islas, perseguidos por los pueblos bárbaros de los hunos y los lombardos. Se establecieron allí, escoltados por barreras naturales (las islas) que les daban seguridad en esta laguna de tierras pantanosas, ante las invasiones extranjeras, siendo dependientes de la autoridad del Imperio Romano de Oriente, a partir del siglo VI, quien gobernaba en Italia, a través del exarca de Rávena.

Venecia

Organización política

En el siglo VII, eligieron su propia autoridad, que era un Dux o Dogo, que gobernaba de por vida, electo por una Asamblea, lo que le confirió cierta autonomía con respecto al Imperio Bizatino. El primero fue Anafesto. A partir de entonces, comenzaron a destacarse por su actividad comercial, entre cuyos productos se incluía el tráfico de esclavos. Para el siglo VII, ya se manejaba como un estado independiente aunque recién fue reconocido como tal, en el siglo IX. Carlomagno intentó apoderarse de Venecia, en el año 810, por intermedio de su hijo, pero la expedición fracasó.

En el año 827, desde Alejandría, los restos del apóstol San Marcos, simbolizado por un león alado, fueron llevados a Venecia, convirtiéndose en patrono del lugar.

El poder de los comerciantes fue en aumento junto a sus riquezas, y comenzaron a presionar contra el poder del dogo gobernante que fue perdiendo poder, en virtud de las constantes manifestaciones en su contra, si no favorecía los intereses de las familias adineradas.

En el año 976, el dogo Pietro Candiano IV, debió soportar una manifestación tan violenta que incendió el centro cívico de la ciudad. Con semejante presión, el poder absoluto del gobierno fue dejando paso a un gobierno republicano, con organismos estatales formados por la élite de la sociedad, que controlaban su accionar.

En el año 1172 se creó el “Maggior Consiglio” o Gran Consejo que perduró hasta el año 1297. Comenzó a estar conformado por 35 personas para llegar a aproximadamente a 2.000. Sus funciones eran legislativas. Junto a él también existían otros órganos de gobierno que limitaban el poder del Dux, constituyendo una verdadera República.

En el año 1175 se creó el Consejo Menor, integrado por seis asesores, y un Tribunal Supremo denominado Quarantia en 1179. En el año 1223 apareció una nueva organización política denominada Signoria, poder combinado del Dux, el Consejo Menor, y los tres miembros de la Quarantia.

Poco a poco se fue conformando el Collegio, unión de sapientes con otros sectores, con funciones ejecutivas. En 1229, el Consejo Mayor eligió a 60 miembros para crear el Consiglio dei Pregadi o Senado, con funciones militares, políticas y económicas.

Cuando se cerró el Gran Consejo, hubo sublevaciones, como la de Bajamonte Tiepolo, que motivó la creación en el año 1310, de una policía secreta, llamada el Consejo de los Diez A partir de la cesación de funciones del Gran Consejo los cargos de gobierno fueron detentados por una oligarquía.

Actividades económicas

Sus principales actividades económicas se basaron en la extracción de sal y en la pesca.

El concilio de Letrán había prohibido en el año 1261, comerciar con los musulmanes, pero venecianos y turcos pudieron seguir haciéndolo con permisos temporarios.

Hacia el siglo XV el comercio de especias se intensificó, siendo Venecia un centro comercial y portuario de relevancia, con construcciones palaciegas muy lujosas, al modo oriental, teniendo una población de alrededor de 200.000 personas. Esta mercadería arribaba de Oriente en buques bizantinos, pero luego los venecianos construyeron su propia flota, para comerciar con Egipto, Beirut y Bizancio, principalmente. El mar Adriático fue dominado por los venecianos, soberanía reconocida en el siglo XI por una bula papal. En el año 1420 conquistaron Dalmacia, que aumentaba su gran posición estratégica, ya reconocida por estar ubicada en el corazón del Mediterráneo. En el año 1489, fue anexada Chipre.

El siglo XVII trajo la peste, en el año 1630, y la suerte de Venecia comenzó a declinar.

La expansión veneciana y sus límites

La isla de Creta fue veneciana tras la cuarta cruzada (1202-1204). Venecia había perdido su posibilidad de comerciar con Bizancio entre los años 1171 y 1185, aunque su rivalidad con esa ciudad, comenzó a hacerse cada más notoria, sumada a la que ya tenía con Pisa y Génova (a estos los derrotó en el año 1380). La cuarta cruzada incluyó a Venecia en sus planes, pues era la encargada del transporte de los cruzados hacia Egipto, a cambio de dinero. La cuestión se dilató pues no se reunió la cantidad pactada, lo que terminó en un acuerdo por el cual los venecianos harían el traslado a cambio de que los cruzados los ayudaran a reconquistar la ciudad de Zara que les había sido arrebatada por Hungría.

Habiendo tomado Zara, una propuesta de Alejo, que pretendía el trono de Bizancio, les hizo desviar el propósito de lucha contra los musulmanes hacia la toma de Constantinopla. Esta ciudad fue saqueada y comenzó la decadencia del Imperio Romano de Oriente. Constantinopla en el año 1204 fue tomada por el dux Enrico Dandolo. Esto duró hasta el año 1453 en los turcos se apoderaron de Constantinopla. Esta derrota, a lo que se sumó la conquista de América que aportó nuevas rutas comerciales, ahora por el Océano Atlántico, y el expansionismo mercantil de Portugal por el Atlántico africano, significaron una conjunción peligrosa para la gran potencia naval del Adriático.

Las conquistas venecianas por Italia, hicieron que naciera en el año 1508 la Liga de Cambrai, conformada por España, Austria y Francia, que vencieron a Venecia un año después, en la batalla de Agnadello.

El fin de la República

Los turcos prosiguieron su avance, en el siglo XVI, venciendo a los venecianos en Prevenza, y entre 1570 y 1571 se apoderaron de Chipre. Ahora había un nuevo enemigo: los turcos y contra ellos se unieron los venecianos con las fuerzas reunidas por el Papa y los españoles, venciéndolos en 1571, en la batalla de Lepanto. La isla de Creta fue invadida por los turcos en el año 1645, y en 1669, pasó a su poder. La isla de Eubea corrió suerte parecida. En el año 1684, junto con Rusia y Austria, Venecia se enfrentó nuevamente a los turcos logrando apoderarse de Atenas y el Peloponeso. En 1699, por el tratado de Karlowitz, Turquía perdió muchas de sus posesiones, pero un nuevo conflicto bélico, otra vez contra los turcos, pero aliadas Venecia y Austria, terminó en el año 1718, cuando se firmó la paz de Passowitz por la cual Venecia debió renunciar a Morea (en el Peloponeso) y a las pocas tierras que le quedaban en el Egeo, siendo Austria la más favorecida.

La decadencia de Venecia culminó en el año 1797, con la invasión francesa a través de Napoleón Bonaparte. Por el Tratado de Campo Formio, Francia y Austria procedieron al reparto del territorio de la República de Venecia, que concluía su existencia. Venecia y El Véneto, en el año 1866 pasaron a formar parte del territorio italiano.

Categorías: El Mundo

No hay comentarios para “Historia de Venecia”