Historia

Inicio El Mundo, Siglo XX La Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial

Publicado por Hilda

La Primera Guerra MundialFue la guerra por los imperialismos desatada en el siglo XX, que involucró a las principales potencias del mundo europeo, alcanzando sus colonias y extendiendo su radio de acción a África, al Pacífico, al Atlántico sur y al Oriente Medio. Los territorios de África y Asia, despertaron la codicia de las naciones occidentales, para sumar territorios, y buscar nuevos mercados que necesitaba el proceso de industrialización que originaba excedentes de producción, estimulando la localización de zonas para ubicar sus manufacturas, y, a la vez, conseguir materias primas.

Para involucrar a la sociedad civil en el conflicto se recurrió a crear un exacerbado espíritu nacionalista, que hiciera sentir a la patria, como el valor más preciado, para obligarlos a asumir la causa del estado, como propia.

Los imperios, como el austrohúngaro, el otomano y el ruso, habían consolidado bajo su dominio un extenso territorio, que incluía pobladores de nacionalidades diferentes, que pugnaban por preservar su identidad cultural, a través de movimientos independentistas.

En la región de los Balcanes, se hallaban Bosnia y Herzegovina, que a principios del Sigo XX, fueron incorporadas al imperio austro-húngaro, pero que conservaban su nacionalidad servia, al haber sido provincias de ese estado, antes de su conquista, primero por Turquía, y luego por el imperio austrohúngaro.

En Sarajevo, capital de Bosnia-Herzegovina, grupos independentistas servios, asesinaron al archiduque Francisco Fernando, heredero del trono del Imperio austrohúngaro, en junio de 1914. Éste se considera que fue el detonante directo del conflicto, aunque fundamentalmente la causa debe buscarse en la disputa entre las grandes potencias por el predominio político, territorial y económico.

Ante el asesinato del príncipe heredero, Viena presentó a Servia un ultimátum incondicional, tras lo cual Servia fue invadida por Austria. Los servios se vieron apoyados por Rusia y Francia, y los austríacos, por Alemania.

Gran Bretaña intentó mediar, pidiendo que se respetara a Bélgica, país neutral, pero Alemania desconoció el pedido e invadió Bélgica, con el objetivo de cercar París. Al día siguiente, 4 de agosto de 1914, el Reino Unido declaró la guerra a Alemania. Estos dos países se enfrentaron el 31 de mayo de 1916, para lograr liberarse Alemania del bloqueo impuesto por Gran Bretaña, en la batalla de Jutlandia, donde tras una lucha encarnizada, los alemanes se replegaron en sus puertos.

Paralelamente, desde los albores del siglo XX, se había iniciado una carrera armamentista, preparándose para un eventual conflicto armado, dotando a sus ejércitos de técnicas sofisticadas de combate y preparando a sus hombres con un entrenamiento militar minucioso. En los enfrentamientos cada potencia utilizó sofisticados métodos de destrucción. Los aliados usaron el bloqueo marítimo y Alemania, empleó submarinos que aniquilaban las flotas enemigas, obligando a construirse trincheras y refugios subterráneos.

El combate aéreo, contó con dirigibles y aviones, llamados zeppelines, que lanzaron bombas sobre centros poblados.

Se usaron gases tóxicos, aunque no fueron eficaces, tanques, fusiles de carga rápida y ametralladoras, que demandaron una gran inversión económica, financiadas por una pesada carga tributaria que la población debió afrontar.

Se habían formado dos grupos de alianzas entre estados, rivales entre sí. La Triple Alianza, o imperios centrales la formaban Alemania, Austria-Hungría e Italia, y la Triple Entente, o países aliados, Francia, Gran Bretaña y Rusia. En 1915, la Triple Alianza, debió soportar el alejamiento de Italia, que se unió a los aliados, a cambio del ofrecimiento de éstos, de reintegrarle los territorios de el Trentino , en los Alpes e Istria, sobre el Adriático, que estaban bajo el poder de los austrohúngaros, a pesar de que Italia los consideraba de su propiedad.

Los principales escenarios bélicos fueron el oriental, en la frontera entre los imperios ruso y austrohúngaro, y el occidental, en el norte de Francia. Por el frente occidental, como vimos, Alemania, logró penetrar en Francia, luego de invadir Bélgica, y por el oriente, inició un desplazamiento sobre Rusia. Previamente, Rusia, había logrado invadir Alemania y Austria, pero sufrió una aplastante derrota en Tannenberg. Viendo que la resolución de la guerra no era inmediata, se cambió la estrategia, dando origen a la llamada guerra de trincheras, tratando de acabar la resistencia enemiga, sin avanzar sobre su territorio pero ocasionándole las mayores pérdidas posibles.

La Triple Entente sumó a sus adeptos a Grecia y Portugal, y luego Japón con el objetivo de ocupar China, y las colonias alemanas del Pacífico. Los miembros de la Triple alianza sumaron al Imperio otomano y a Bulgaria. Con la incorporación de los turcos, Rusia vio entorpecidas sus rutas marítimas por el sur. A pesar de que la expedición de Gallípoli, intentó desbloquear la ruta, con resultado adverso, los turcos poco a poco fueron perdiendo terreno.

Los países europeos neutrales fueron España, Suiza, Holanda, Albania y los países escandinavos.

En 1917, la guerra tuvo un inesperado giro, tras el retiro de los rusos del conflicto, situación que beneficiaba a Alemania, pero su suerte cambió, con la incorporación de Estados Unidos, a la Triple Entente. Estados Unidos ya era una potencia, a partir de 1898, cuando conquistó a España, las islas Filipinas y Puerto Rico.

Con el apoyo estadounidense, que se sumó al conflicto, por la guerra submarina que había declarado Alemania, a los barcos de pasajeros, los aliados, atacaron en todos los frentes, comenzándose a principios de 1919, a negociarse la paz en París, luego de que el emperador alemán, luego del establecimiento de una República, huyera a Holanda, país neutral.