Historia

Inicio El Mundo, Siglo XX Consecuencias de la Primera Guerra Mundial

Consecuencias de la Primera Guerra Mundial

Publicado por Hilda

La Sociedad de las NacionesAl término de la Primera Guerra Mundial, se produjo una crisis económica basada en los daños ocasionados a la producción agrícola e industrial, y la destrucción de una amplia infraestructura edilicia, ente viviendas, caminos, puentes, etc.

Los países vencidos debieron firmar tratados sumamente desventajosos para ellos. En junio de 1919, se firmó el Tratado de Versalles, en el Palacio del mismo nombre, en las afueras de París. Se basaba en catorce puntos, propuestos por el presidente norteamericano, Woodrow Wilson, acompañado en su liderazgo por Lloyd George de Inglaterra y Clemenceau de Francia, sin permitir la participación de Rusia que se había retirado anticipadamente del conflicto ni a los países derrotados.

Por este Tratado, Alemania debió pagar indemnizaciones de guerra sumamente cuantiosas (33.000.000.000 de dólares, toda su flota de guerra, gran parte de su flota mercante, equipamiento ferroviario y máquinas agrícolas) y devolver territorios a Francia, como los de Alsacia y Lorena, que le pertenecían desde 1871, tras haberlos obtenido en virtud de un conflicto armado. Francia también obtuvo la explotación de la cuenca minera del Sarre, que otorgaba grandes ganancias por su riqueza en carbón.

Sin embargo, Francia, estaba muy debilitada por la guerra, ya que había soportado las batallas en su suelo, muchas de sus industrias habían quebrado y registraba una bajísima tasa de natalidad. Además la Revolución rusa había destruido su alianza con Rusia, que le daba seguridad contra Alemania. Este último país, debió también ceder territorios a Polonia, y renunciar a sus colonias de África.

Las relaciones comerciales internacionales se vieron fuertemente afectadas, ya que las actividades de intercambio eran realizadas entre los principales países involucrados en el conflicto: Gran Bretaña, Francia, Alemania y Estados Unidos, dando por finalizada la convertibilidad monetaria, basada en el patrón oro, ya que los países comenzaron a acumular el oro, utilizándolo como reserva.

Se practicó durante la guerra el bloqueo por parte de los aliados, como respuesta a la lucha submarina de las potencias centrales, con lo cual les impidieron recibir cualquier producto extranjero, incluyendo metales lo que produjo escasez de armamentos. Alemania debió transformar sus fábricas en productoras de armas reconvirtiendo cualquier material que sirviera para esos fines. La economía se puso al servicio de la guerra, destinándose los recursos al equipamiento de armamentos, alimentos, medicinas y traslados.

La industria europea vio reducida la mano de obra con sus obreros afectados al combate, y debió reemplazarlos por mujeres y personas jóvenes. Se incrementó el gasto público, y debió recurrirse a préstamos, generalmente provenientes de Estados Unidos, a establecer nuevos impuestos y a emitir dinero que originó una fuerte inflación.

El mapa político europeo sufrió profundas transformaciones. El imperio ruso debió soportar la revolución de 1917, que tuvo como consecuencia la finalización del gobierno de los zares, y la independencia de Finlandia, Estonia, Letonia y Lituania, que aprovecharon el quebrantamiento del poder para convertirse en estados soberanos. El gobierno revolucionario ruso, negó las deudas de guerra, contraídas por el gobierno derrocado.

El imperio austrohúngaro se desmembró en nuevos estados, dando origen a Austria, Hungría, Yugoslavia y Checoslovaquia, o acrecentando los territorios de Rumania, Polonia e Italia.

El imperio alemán fue reemplazado por la República de Weimar, en 1918, estableciéndose un gobierno parlamentario, federal y democrático, formado mayoritariamente por socialistas moderados. El imperio turco sólo comprendió a la Península de Anatolia.

Para prevenir conflictos futuros que amenazaran la paz internacional, se creó la Sociedad de las Naciones, basada en el Tratado de Versalles, pero con una estructura militar débil y sin lograr la integración de todos los estados, como fue el caso de Estados Unidos. En 1926, se incorporó la República alemana, pero se retiró en 1933, por orden de Hitler. Rusia fue admitida en 1934. Esta Sociedad sólo sirvió para perseguir el narcotráfico y mejorar las condiciones de empleo, pero no pudo mantener la paz internacional.

En 1923, Alemania, sin posibilidades de hacer frente al pago de las reparaciones de guerra, suspendió el pago de las cuotas, y los países acreedores debieron arbitrar nuevos acuerdos a fin de posibilitar el pago, en la medida de las posibilidades del deudor. En 1924, el Plan Dawes, redujo las cuotas anuales. En 1930, el Plan Young, disminuyó el monto total adeudado. En 1931, el Plan Hoover concedió una moratoria y en 1932, el acuerdo de Lausana canceló la deuda.

Estados Unidos se convirtió en primera potencia mundial, ya que no sufrió las consecuencias de la guerra, que no se libraron en su territorio, y era el principal acreedor de los países europeos motivados en préstamos que les había otorgado.

El dólar estadounidense fue utilizado en el comercio internacional, reemplazando a la libra esterlina. Esta prosperidad terminó con el colapso de Wall Street, en 1929 (Caída del valor de las acciones de empresas, negociables en bolsa, donde participaban capitales de todo el mundo) que dio por terminada una etapa de aparente prosperidad que se había prorrogado desde 1924.

En 1929, se perdieron fortunas y aumentó el desempleo, trasladándose la crisis a nivel internacional, ya que, ante el colaspso del mercado de valores, Estados Unidos, suspendió los préstamos a Europa, y reclamó las deudas. Los países redujeron sus importaciones afectando seriamente el comercio internacional.