Historia

Inicio Edad Antigua, Roma Anco Marcio

Anco Marcio

Publicado por Pedro

Anco Marcio, fue según la tradición, el cuarto rey de los siete que gobernaron Roma en el período monárquico que se extiende entre la fundación de la ciudad por Rómulo en el 753 a.C. hasta la llegada de la República en el 509 a.C. Pasado el tradicional interregno es escogido como monarca y confirmado por el senado. Su reinado se extiende desde el año 642 a.C. hasta el 617 a.C. y gobierna un total de 25 años. De origen sabino era nieto del segundo rey de Roma Numa Pompilio y la historiografía romana en época imperial le otorgaba un papel capital en el crecimiento y expansión de la ciudad de Roma.

lidoit6.gif

Pese a la problemática que existe en torno a la veracidad histórica de los reyes de Roma y sus contribuciones al desarrollo de la ciudad, en el caso de Anco Marcio la arqueología parece en cierto modo verificar lo afirmado por las fuentes clásicas en concreto por el historiador romano Tito Livio.

Hay un fenómeno particularmente importante durante su reinado: El notable crecimiento demográfico de la ciudad en los años de su gobierno que se vio favorecido por dos fenómenos muy importantes.

En primer lugar la expansión territorial y el control que ejerció sobre otras comunidades lo cual facilitó que una importante masa de población, imposible de cuantificar, entrara a formar parte de la vida romana. En alianza con los etruscos combatió contra los sabinos, latinos y a la ciudad de Veyes y se hizo con el control de las importantes urbes de Politorio, Telene, Ficana y Medulia. Los elementos de las poblaciones sometidas por Anco Marcio obtuvieron la ciudadanía de Roma y se dice que fueron ubicados en el monte Aventino.

En segundo lugar no es desdeñable la progresiva importancia que va adquiriendo la ciudad en la zona del Lazio en el terreno económico en particular lo que contribuye a la progresiva entrada de habitantes procedentes de otras regiones. La leyenda de la llegada a la ciudad del etrusco Tarquinio Prisco, que llegó a ser instructor de los hijos de Anco Marcio y después rey de Roma, y alguna inscripción griega como la tumba del Esquilmo son indicios de esta realidad.

Según las fuentes clásicas destacó también en el ámbito de las obras públicas: Construyó la ciudad portuaria de Ostia, que sería el embrión del futuro comercio con las colonias griegas de Sicilia y con la ciudad de Cartago. Construyó sobre el Tíber un puente de madera (pons sublicius), inició la explotación comercial de las salinas junto al puerto de Ostia y construyó una cárcel en medio de la ciudad cerca del foro. Además fortifico la colina del Janículo como medida estratégica.

En la esfera religiosa se establecen paralelismos entre Mancio y su abuelo Numa Pompilio. Se le atribuye el redactado de fórmulas para las ceremonias religiosas de los pontífices.

Fue sucedido en el trono por Lucio Tarquinio Prisco. Anco Mancio fue el último rey sabino de Roma y en lo sucesivo serían tres reyes etruscos quienes se harían con el trono de la ciudad antes de la caída de la monarquía y el establecimiento de la República en el año 509 a.C. Respecto a su sucesor se tejió una leyenda alrededor de Tarquinio Prisco donde se mezclan en partes iguales oportunismo, astucia y maquiavelismo por parte del monarca etrusco.

Categorías: Edad Antigua, Roma

No hay comentarios para “Anco Marcio”