Historia

Inicio América Hispánica Los chiriguanos

Los chiriguanos

Publicado por Hilda


Chiriguanos o chavancos es la denominación peyorativa dada por los incas (posiblemente significara “estiércol fresco”) a un grupo aborigen americano, derivado de los guaraníes, de los que conservaron su lengua, que ocupó en el siglo XV, en los albores de la conquista europea, procedentes de la Amazonia, la zona comprendida por el sur boliviano, y un siglo más tarde se extendieron al noroeste argentino (ubicándose en las provincias de Salta, Jujuy y Chaco) y al oeste paraguayo. Hoy en total su población es alrededor de 55.000 personas. Ellos prefirieron el nombre de avá guaraní. Los incas les tenían encono, pues no se dejaron dominar. Eran aguerridos guerreros y antropófagos, característica que impresionó y horrorizó a los conquistadores españoles.

Los chiriguanos

Eran unos pueblos de cultura selvática, sedentarios, que edificaban sus aldeas a orillas de algún río. Su máxima autoridad era un cacique al que llamaban “mrubicha” cargo que se sucedía por herencia.

Económicamente, estaban dedicados a la agricultura, a la caza y a la pesca. Su principal técnica de cultivo era la “milpa”, la que se realizaba talando los árboles que existían en esa zona selvática que deseaban cultivar, los incendiaban, y así obtenían un terreno libre y fértil. El resultado de la cosecha, en general de frijoles, maíz y yuca, era almacenado en graneros que para ser protegidos de los animales salvajes y las inundaciones, construían sobre pilares.

Entre sus expresiones artísticas, se destacaron en alfarería y cerámica, trabajo este último reservado a las mujeres.

Eran politeístas y consideraban la existencia de dos fuerzas a las que divinizaban y adoraban. Una era el bien o “tumpaeté vae” y la otra, el mal, o “aguará tumpá”, el mal en la Tierra era representado por el zorro. Ambas fuerzas eran importantes, ya que su antagonismo, lograba el equilibrio.

Los españoles arribaron al territorio en el siglo XVI y los hallaron en guerra con los quechuas y los aimaras, no pudiéndolos dominar por las armas, pero sí por la fe cristiana, a través de la obra de los misioneros. Muchos de ellos, pelearon en la Guerra del Chaco, que los enfrentó en bandos opuestos, y por la independencia americana.

Categorías: América Hispánica