Historia

Inicio Argentina, Siglo XX María Eva Duarte de Perón

María Eva Duarte de Perón

Publicado por Hilda

Nació en una zona rural cercana a Los Toldos, Provincia de Buenos aires, el 7 de mayo de 1919. Era la quinta hija de la cocinera Juana Ibarguren y de Juan Duarte, un político conservador y estanciero, quien jamás la reconoció, ya que tenía una familia legítima paralela. Por eso su nombre original llevaba el apellido de su madre, habiendo sido inscripta como María Eva Ibarguren. Sin embargo, una partida aparecida en el Registro Civil de Junín, la denominaba María Eva Duarte y hacía constar como fecha de su nacimiento el 7 de mayo de 1922. Se comprobó que era falsa y confeccionada a instancias de la misma Eva, que pretendía ocultar su origen extramatrimonial. Su padre falleció en 1926. En 1930, junto a su madre y sus hermanos, se radicó en Junín. Allí concluyó sus estudios primarios.

Maria Eva Duarte de Peron

En 1935, viajó a probar suerte a Buenos Aires, inclinada por su vocación artística. Su hermano, Juan, ya se hallaba en la Capital. Consiguió trabajo en un papel no relevante en el teatro de Ana Franco, debutando posteriormente en la obra “La Señora de Pérez” del Teatro de Comedias, también en un pequeño papel. La Compañía Argentina de Comedias Cómicas la contrató en una gira por el interior en el año 1936. En 1938 trabajó en el Teatro Liceo.

La radio la hizo popular como actriz y cantante, mientras en el teatro lograba cada vez un mayor prestigio, y en esas actividades la conoció el entonces coronel Juan Domingo Perón, a quien apoyó, según algunos historiadores, desde la radio, movilizando a los obreros en su defensa, cuando Perón fue puesto preso en 1945. Su situación económica había prosperado, y su actuación en defensa de los trabajadores comenzaba a hacerse visible. El primer sindicato constituido por los trabajadores radiales, la contó entre sus fundadores. En 1944 fue designada presidente del sindicato. El 22 de octubre de 1945, Perón contrajo enlace con Evita.

El 24 de febrero de 1946, se proponía la candidatura de Juan Domingo Perón a la presidencia de la nación. Eva Duarte, participó activamente en la campaña, que llevó a Perón a ocupar el cargo de Presidente de los argentinos. Como vicepresidente lo acompañó Juan Hortensio Quijano.

En 1947, de la fusión de los partidos Laborista y de la Unión Cívica Radical Junta Conservadora, surgió el Partido peronista, apoyado en los sindicatos.

A principios de febrero del año 1947, María Eva Duarte viajó a Madrid y a Sevilla por invitación del Generalísimo Francisco Franco, quien le impuso la Orden de Isabel La Católica. El 25 de junio partió rumbo a Roma, donde se entrevistó en el Vaticano, con el Papa Pío XII. También visitó Portugal, Francia, Suiza, Brasil y Uruguay.

En 1947 se logró por su iniciativa la Ley 13.010, de equiparación de derechos políticos de hombres y mujeres.

El 19 de junio de 1948, se abrió una cuenta bancaria a nombre de la Fundación Ayuda Social María Eva Duarte de Perón. El 1 de mayo y el 12 de octubre, obligatoriamente las empresas debían aportar a esa cuenta los fondos retenidos de los salarios de sus dependientes. Esos fondos se destinaron a obras benéficas como hogares de tránsito, colegios, escuelas de enfermería, asilos, policlínicas, colonias de vacaciones, etc.

El Partido Peronista Femenino fue inaugurado el 26 de julio de 1949. Ese año participó en la reforma constitucional, donde logró la igualdad jurídica de ambos cónyuges en el matrimonio y que la patria potestad fuera compartida por ambos padres. Estas revolucionarias medidas fueron dejadas sin efecto junto a todas las reformas constitucionales del 1949, en el año 1955. La patria potestad compartida recién se consagró en el año 1985. En esa misma reforma constitucional del 49, se había incluido el Decálogo de la Ancianidad, escrito por Evita, donde se les reconocían a los ancianos diez derechos que incluían su protección física y mental.

Su hermano, Juan Duarte, fue secretario privado de la presidencia, pero fue denunciado por corrupción. Murió (aparentemente se suicidó) en el año 1953.

En enero de 1950, fue operada de apendicitis, detectándose un cáncer de útero terminal. Dieciocho meses más tarde, sufrió una nueva operación, unos días antes de realizase nuevos comicios presidenciales, donde la fórmula Perón-Quijano se presentaba para su reelección.

En 1951, las elecciones legislativas llevaron por primera vez, a 109 mujeres a ocupar cargos parlamentarios. El cargo de Vicepresente era un anhelo de Evita, pero Perón se lo negó sabiendo ya sus condiciones de salud, poniendo como objeción la oposición de las Fuerzas Armadas. La líder de los trabajadores había comunicado a su pueblo su decisión de renunciar a la vicepresidencia, que el propio pueblo, reunido en cabildo abierto el 22 de agosto le había pedido, convocados por la masa sindical. El 4 de abril de 1952, Quijano falleció. El 4 de junio de 1952, Perón asumió el gobierno por segunda vez consecutiva.

El 15 de octubre de 1951, Evita había dado a publicidad su libro “La razón de mi vida”, con la colaboración de Manuel Penella, periodista español. Su último libro data de pocos días antes de su deceso. “Mi Mensaje” es revelador del carácter enérgico y combativo de esta mujer que no dudó en expresarse contra los privilegios de las fuerzas armadas y el clero, y contra el imperialismo capitalista y las oligarquías nacionales.

Trabajadora incansable, luchadora vehemente, enemiga implacable de sus adversarios, despertó tanto amores profundos como odios extremos. Era morena, delgada, de apariencia frágil pero acompañada de una voluntad tan tenaz que la hacía aparecer fuerte y poderosa. Su horario preferido de labor era el nocturno. Recibió varios títulos honoríficos en el transcurso de su corta existencia y mantuvo abierta la comunicación entre la presidencia y los sindicatos. “Abanderada de los Pobres”, “Dama de la Esperanza”, el 7 de mayo de 1952, el Congreso la nombró “Jefa Espiritual de la Nación”.

Sus “grasitas” como llamaba a los pobres, lloraron largamente su partida, que se produjo el 26 de julio de 1952. Sólo tenía 33 años. La CGT mostró su cuerpo embalsamado hasta 1955, en que el gobierno militar lo secuestró, siguiendo un itinerario impreciso y escabroso. Finalmente, el presidente de facto Lanusse, en 1971, ordenó desenterrar el cuerpo de Eva, que yacía en Milán en una tumba clandestina, siendo recibido por Perón en Madrid. En 1974, María Estela Martínez, tercera esposa de Perón, repatrió sus restos. La familia Duarte, recibió el cuerpo cuando los militares tomaron el poder en 1976, y desde entonces descansa en el cementerio de la Recoleta.

Categorías: Argentina, Siglo XX

No hay comentarios para “María Eva Duarte de Perón”