Historia

Inicio Edad Antigua, Roma Cincinato

Cincinato

Publicado por Hilda

Lucio Quincio Cincinato nació en una familia patricia, en la década anterior al surgimiento de la República Romana, en el 519 antes de Cristo, cuando la Monarquía empezaba a dejar paso al gobierno de los cónsules, cargo que pudo ocupar hasta que se convirtió en dictador, magistratura excepcional prevista para casos de profundas crisis, con carácter temporal.

Cincinato llevaba una vida sencilla en el campo, tras tener que pagar una elevada suma por su hijo, Cesón Quincio por un enfrentamiento con los tribunos de la plebe, que lo obligó al exilio en Etruria. En esos días de humilde actividad, recibió en el año 460 antes de Cristo, la convocatoria del Senado para mediar ante el conflicto provocado por la aplicación de la Ley Terentilia Arsa. Se le otorgó el cargo de cónsul suffectus (suplente) tras la muerte del cónsul Publio Valerio Publícola, acaecida en ocasión del asalto al Capitolio.

Luego, volvió a sus actividades agrícolas, fuera de Roma, hasta que dos años después se lo nombró dictador ante la grave situación que provocaba la invasión de los ecuos y los volscos, por lo cual se puso al frente de las legiones y rodeó a los enemigos, logrando vencerlos, liberando del asedio al cónsul Minucio, tras lo cual, luego de 16 días, dejó su cargo, para volver a su vida rural.

Lo que distinguió a Cincinato de otros gobernantes fue su rectitud, su prudencia, su falta de ambiciones personales y su frugalidad, e inspiró a hombres célebres de la talla de Marco Porcio Catón (Catón el Viejo) y Cicerón.

En el año 439 antes de nuestra era, teniendo 80 años, otra vez fue convocado para ser dictador por su hermano, el entonces cónsul, Tito Quincio Capitolino Barbado, ante una nueva amenaza para Roma, ya que Espurio Melio había supuestamente intentado hacer un golpe de Estado, aprovechándose de la aguda hambruna que azotaba a la población, a la que había logrado seducir a través de regalos, ya que era un hombre de mucho dinero, y les repartía trigo que había comprado a los etruscos. Pronto corrieron rumores de que Melio mantenía reuniones secretas y aspiraciones de poder, acumulando armas para ese propósito. Llamado a resolver la situación, el nuevamente dictador Cincinato, convocó a Melio, pero éste huyó. Fue atrapado por el jefe de caballería, Servilio, quien lo mató.

Vuelto a su vida habitual, Cincinato murió ese mismo año.

En Estados Unidos, George Washington fue calificado como un sucesor de las virtudes de Cincinato, y por eso en el estado de Ohio, existe una ciudad en su honor, llamada Cincinnati.