Historia

Inicio Italia, Roma El Emperador Aurelio

El Emperador Aurelio

Publicado por María Celia

El Emperador Aurelio o Marco Aurelio, nació en Roma bajo el nombre de Annio Vero, el 26 de abril de 121 (después de la era cristiana).

Hijo adoptivo de Aurelius Antoninus, gobernó el Imperio Romano entre el 161 y 180, año de su muerte.
Se enlazó en matrimonio con la hija de éste, Faustina La Menor, con quien dio a Cómodo (futuro emperador) y Antonio, quien falleció. Ambos hermanos eran gemelos. Fruto de esta unión también nació Annia Aurelia Galeria Lucila, a quien su padre casó con Lucio Vero, su compañero en la conducción de Roma. Cuando éste falleció Lucila volvió a casarse.

marcus_aurelius_bust1.jpg

Apodado “El Sabio” y considerado uno de los cinco buenos emperadores que gobernaron durante la Pax Romana, fue una figura importante dentro del estoicismo (corriente filosófica en la que prepondera el curso de las acciones del hombre en base a la virtud y la razón). Los antecedentes más lejanos del estoicismo se encuentran en Sócrates y, de alguna manera, la figura del rey filósofo expresada en la República de Platón, se vislumbró en la persona de Marco Aurelio.

Su gobierno se caracterizó por la introducción de importantes reformas en la administración pública, relativas a evitar el abuso sobre la jurisprudencia civil, al tiempo que modificaba el modo histórico de ascenso al poder, permitiendo el acceso de éste por medio del parentesco (o sea, de carácter hereditario).

De la misma manera, y en contra de los deseos del Senado, quiso que Lucius Verus, el otro hijo adoptivo de Antonio, compartiera junto con él el trono de Roma. Es así como Lucius estuvo fundamentalmente ocupado de las milicias, un punto no del todo fuerte para Marco Aurelio.

Durante su mandato debió enfrentar fuertes conflictos, tanto internos como externos. Las fuertes inundaciones que azotaron Roma, dejaron el territorio bajo las aguas y por consiguiente, al acecho de fuertes hambrunas, producto de la malversación de los granos en virtud del agua. Marco Aurelio debió vender parte de las joyas de Estado para paliar la situación. En el ámbito exterior, se vio amenazado constantemente pon tribus bárbaras que se filtraban por los límites del imperio, posteriormente, una de las causas de la caída del Imperio, pocos siglos más tarde.

Murió en el 180 en medio de la campaña al Danubio, producto de la peste. Fue deificado y sus cenizas fueron llevadas al Mausoleo de Adriano (Castillo Sant’Angelo). Posteriormente, en el año 410 el castillo fue saqueado por los visigodos.

A su muerte, fue sucedido por Lucio Aurelio Cómodo Antonino, uno de sus hijos sanguíneos, último miembro de la dinastía Antonia y a quien ya había nombrado César en el 166. El gobierno de Cómodo no se pareció en nada al de su padre, azotado por una paranoia constante, dejó a Roma de en medio de una de sus mayores crisis. Gobernó desde el 177 al 192.

Categorías: Italia, Roma

No hay comentarios para “El Emperador Aurelio”