Historia

Inicio Edad Antigua, Edad Media Teodorico el Grande

Teodorico el Grande

Publicado por Hilda

Teodorico el Grande nació en Panonia, una región antigua ubicada en Europa Central, cercana lo que actualmente en la ciudad de Viena, el 12 de mayo del año 454, siendo su padre, el caudillo ostrogodo Teodomiro. Los ostrogodos eran un pueblo germánico, considerado bárbaro, por los romanos, por estar fuera de las fronteras de su imperio, o sea, ser extranjeros, y tener costumbres que ellos creían, eran rústicas y primitivas.

Viendo las dotes intelectuales de su hijo, Teodomiro accedió a enviar a Teodorico a Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente, en calidad de rehén (como garantía del acuerdo por el cual los godos respetarían a la autoridad del imperio bizantno) para que recibiera una educación avanzada desde niño, de acuerdo a la cultura grecolatina. Retornó a los 18 años, y se dedicó a luchar contra pueblos enemigos que asolaban su terruño, derrotando al pueblo iranio de los sármatas, que habían tomado la ciudad de Singidunum, que actualmente es Belgrado, logrando expulsarlos.

Al convertirse en líder de los ostrogodos, en el año 474, al morir su padre, se trasladó con su gente a Dacia, provincia romana, que hoy es parte del territorio rumano, logrando una alianza con Zenón, el emperador bizantino, a quien prestó ayuda para vencer la rebelión de su hermano Basilisco, a cambio de lo cual, fue recompensado con la posición social de patricio, y varios cargos, como el de senador, cónsul y jefe de la guardia imperial.

En el año 476, el Imperio Romano de Occidente, cayó en poder de los bárbaros, cuando el rey hérulo Odocaro, depuso al emperador romano, Rómulo Augústulo. Zenón, dispuesto a poner en el gobierno de Italia a un aliado, le prometió a Teodorico, el gobierno de Italia, si deponía a Odoacro. Teodorico logró el cometido, Odoacro murió en uno de los enfrentamientos y Teodorico, se autoproclamó rey de Italia, quedando bajo el dominio godo, la Italia septentrional.

Habiendo fallecido el emperador Zenón, en el año 491, fue sucedido en el mando del Imperio Romano Oriental, por Anastasio, quien reconoció a Teodorico, en su carácter de rey de Italia en el año 497, y Teodorico le juró sumisión.

Teodorico trató de aunar política y culturalmente a la población romana y ostrogoda, para lo cual, elaboró un sistema legislativo conocido como Código de Teodorico, para regir las relaciones de romanos y ostrogodos, única ley romano bárbara que no siguió el sistema de la personalidad de las leyes; elaborada de acuerdo a fuentes romanas. La mayor diferencia entre ambos pueblos era religiosa, ya que mientras los ostrogodos eran arrianos, los romanos eran cristianos.

Estableció la capital del reino ostrogodo en Rávena, incentivando las artes, la agricultura y la literatura.

A través de alianzas matrimoniales, intentó recrear la unidad que había tenido el Imperio Romano de Occidente, ahora dividido en muchos reinos bárbaros. Entre otras muchas uniones matrimoniales, casó a su hija con Alarico II, rey visigodo. Tras la muerte de éste en el año 507, logró que sea coronado su nieto Amalarico, deponiendo al usurpador Gesaleico. Teodorico, fue en realidad quien alcanzó el gobierno visigodo, pues fue el tutor de su nieto. Recién a la muerte de su abuelo, en el año 526, Amalarico pudo reinar.

Al enviudar de su primera esposa, se casó con la hermana del rey Franco Clodoveo, de nombre Audafleda.

Los últimos años de su reinado fueron crueles. Ejecutó al filósofo romano Boecio, de religión cristiana, que era su “magister officiorum”, por defender al senador Albino, un patricio romano, acusado de traición, por parte de Cipriano, secretario privado de Teodorico. Albino se había manifestado a favor del Imperio Bizantino, quien desde el año 518 estaba regido por el emperador Justino que trataba de reestablecer los antiguos dominios sobre occidente, lo que motivó el temor de Teodorico, a que sus territorios perdieran la independencia que gozaban. Ordenó el cautiverio del Papa Juan I, quien había sido enviado a Constantinopla para lograr un acuerdo con el emperador Justino para que cese la persecución contra quienes profesaban el arrianismo y no logró su cometido. Juan I falleció en prisión el 18 de mayo del año 526, tras ser martirizado.

Murió en Ravena en agosto del año 526, nombrando como su sucesor a su nieto Alarico, que como contaba con solo 10 años, ejerció bajo la regencia de su madre, hija de Teodorico, llamada Amalaswinta. El reino ostrogodo fue recuperado para el Imperio Bizantino, en el año 555, como parte de las campañas del emperador Justiniano.