Historia

Inicio Estados Unidos, Siglo XVIII El nacimiento de Georgia

El nacimiento de Georgia

Publicado por Pablo

En las primitivas colonias norteamericanas, los problemas de violencia entre blancos y negros eran ocasionales, pero fueron aumentando conforme la institución de la esclavitud se fue consolidando, sobre todo en el Sur. Los colonos de Carolina llegaron incluso a temer una conspiración de “los negros” para quemar buena parte de sus propiedades y hacerse con el control del gobierno, algo que, a pesar de provocar una matanza de esclavos, más adelante se demostró del todo infundado.

James Oglethorpe

En cualquier caso, episodios como este nos ayudan a comprender que, a la altura de 1720, cuando surgían problemas graves en las colonias éstas volvían la vista a la madre Inglaterra para pedirle ayuda. La corona respondió en un primer momento con una reforma administrativa consistente en dividir Carolina en dos: la del Norte y la del Sur, pues muchos norteños se habían quejado del absentismo de los principales terratenientes, incapaces así de proporcionar seguridad a los trabajadores.

La seguridad, en todo caso, no se alcanzaría hasta después de 1740, cuando la corona envió a un político de primera clase, James Glen, para que se hiciera cargo de la gobernación. Glen logró incluso que la corona hiciera algo más ambicioso, y a principios de 1743, ésta envió al general James Oglethorpe (en la imagen) al mando de un aguerrido cuerpo de montañeses escoceses a quienes, después, se les unió una milicia local. Oglethorpe infligió una severa derrota a las fuerzas militares españoles en Bloody Marsh, cuando ésta contaba con una fuerza cuatro veces superior. Dio vía libre, así, para que la expansión de los más insatisfechos continuara hacia el sur.

Oglethorpe, que además de militar era un hombre acaudalado y filántropo, se ocupó de organizar los nuevos territorios para dar forma a una nueva colonia: Georgia. Ésta estaba pensada, al igual que lo habían estado Massachusetts o Pensilvania, para responder a una visión ideal de las cosas, ésta vez, respondiendo a los ideales de la Ilustración.

La colonia georgiana prosperó, pero el experimento en materia de justicia y ciencia fracasó. Del mismo modo que Carolina del Norte, los intentos por erradicar la esclavitud encontrar un conflicto tremendo cuando se enfrentaron a la amarga realidad de los intereses económicos y la codicia personal. La economía de plantación basada en mano de obra esclava daba unos beneficios demasiado buenos como para que los colonos se plantearan siquiera abandonarla, en mor de los extraños e incomprendidos ideales de su inglés gobernador.

De esta forma, el gobierno de Georgia se dio por vencido y a mediados de siglo derogó formalmente las leyes contra la esclavitud y contra el comercio de ron. Desde entonces, la afluencia de colonos se multiplicó con la afluencia de plantadores experimentados que llevaban consigo sus esclavos. La colonia alcanzó pronto a sus vecinas en productividad y economía, pero Oglethorpe, quien fuera a Norteamérica, en palabras de Alexander Pope, “impulsado por la benevolencia de su alma”, renunció a su concesión volvió a su tierra decepcionado y triste. Visto de la perspectiva de la historia, acababa de fracasar el último intento decidido por acabar con la esclavitud hasta la Guerra Civil, doscientos años después.

Categorías: Estados Unidos, Siglo XVIII