Historia

Inicio Estados Unidos, Siglo XIX Los Estados Confederados de América

Los Estados Confederados de América

Publicado por Pablo

Cuando Abraham Lincoln fue elegido Presidente, en noviembre de 1861, muchos propietarios blancos de los estados del sur temieron que su seguridad económica, así como su identidad cultural -especialmente según lo representado por la institución de la esclavitud- fueran amenazadas por un gobierno dominado por el partido republicano.

Estados Confederados de América

Entre el 20 de diciembre de 1860 y 1 de febrero de 1861, siete de los estados sureños, Carolina del Sur, Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Luisiana, y Texas se separaron de la Unión como señal de protesta. El 4 de febrero, sus representantes establecieron en Montgomery, Alabama, la resolución de formar los Estados Confederados de América (conocidos como CSA, del inglés Confederate States of America).

Otros cuatro estados más -Virginia, Tennessee, Arkansas, y Carolina del Norte- se adhirieron a la Confederación durante los meses de Abril y Mayo, justo después de que Lincoln hiciera un llamamiento para reclutar tropas y acallar la rebelión. La negativa de estos cuatro estados pretendidamente unionistas terminó por tensar las cuerdas y desencadenar la guerra civil. .

La incorporación de los cuatro citados estados, además, dobló la población blanca de la pretendida nueva nación, dejándola en cinco millones t medio (además de casi cuatro millones de negros, en su gran mayoría esclavos), y permitió a la Confederación luchar con garantías por su independencia. Por su parte, Kentucky y Missouri enviaron representantes al congreso confederado, pero estos dos estados nunca reconocieron oficialmente el nuevo gobierno. La capital de la Confederación fue establecida en Richmond, Virginia, en Julio de 1861.

La mayoría de los secesionistas más radicales llevaba años luchando por conseguir una nueva nación meridional separada de su vecina norteña, pero una vez que se logró la secesión, estos radicales fueron sustituidos por líderes más moderados, como Jefferson Davis, que llegó a ser uno de sus más importantes presidentes.

Inicialmente, todos los confederados estuvieron de acuerdo en mantener una política que respetara absolutamente el principio de los derechos de cada estado, es decir, otorgar a cada estado una alta cota de autonomía. Sin embargo, Davis pronto se dio cuenta de que su gobierno debía manejar más competencias, incluso a expensas de los estados, si esperaba ganar independencia con respecto al norte. Así, decidió instituir el reclutamiento militar por primera vez en la historia americana, suspendió importantes derechos temporalmente, y nacionalizó varios segmentos de la economía. Esto último, sobre todo, hizo estallar en cólera a muchos sectores de la población, opuestos por principios a semejantes actuaciones.

Todo ello causó un gran revuelo entre los habitantes del sur. Muchos de ellos se separaron de la causa secesionistas, y crearon agitación esperando la intervención del norte. Las revueltas crecieron con una grave crisis económica de fondo que hacía más grave la situación de los estados sureños.

Un experimento político revolucionario en muchos aspectos, como los Estados Confederados de América, finalmente se derrumbó entre Abril y Mayo de 1865, con la caída de Richmond, la entrega de los ejércitos de la Confederación, y la captura de sus líderes políticos. Con ello se derrumbaron sus dos grandes reivindicaciones políticas: la esclavitud fue suprimida, y la idea de la secesión de los estados del sur quedó totalmente marginada.

Categorías: Estados Unidos, Siglo XIX

Un comentario para “Los Estados Confederados de América”


  • no entendi bien la boi a volver a leer igual muy buena che pero kiero saber bienn q asiasn los konfederados esklavisar? na mas ajaj kpas t pareska poko blda mi pregunta peero m kiero infi¡ormar porke me interesa