Historia

Inicio Francia, Siglo XX El Partido Comunista Francés

El Partido Comunista Francés

Publicado por Pablo

El Partido Comunista Francés se formó en 1920 cuando, en el Congreso de Tours, los elementos más radicales del Partido Socialista decidieron abandonarlo, marcando el inicio de una larga división de las fuerzas de la izquierda francesa.

Bajo la influencia del Partido Comunista Soviético, el francés se mostró marcadamente estalinista en sus primeros años de existencia. Como resultado de su propio sectarismo, su número de afiliados no dejó de disminuir hasta 1934. Ese año, el partido decidió cooperar con los socialistas, tratando con ello de poner coto al preocupante crecimiento del fascismo en la Francia de entreguerras. La cooperación se saldó con el triunfo de la izquierda en las elecciones de 1936, cuando la representación del partido en el Parlamento alcanzó los 72 escaños. En consecuencia, el partido Comunista apoyó el Frente Popular liderado por Leon Blum, aunque no participara directamente en él, y toleró a los gobiernos subsiguientes hasta la Segunda Guerra Mundial.

Partido Comunista Francés

A pesar de que hasta ese momento el partido se había mostrado como uno de los máximos opositores a la Alemania de Hitler, a partir de entonces su postura se volvió confusa y contradictoria, pues trató de seguir la línea pacifista dictada por Moscú, que acababa de firmar su pacto de no agresión con los alemanes. Sin embargo, una vez que Alemania invadió la Unión Soviética en 1941, el Partido Comunista se convirtió en la base sobre la que se construyó la Resistencia. Recibió por ello el 26% de los votos en 1945, y participó en los gobiernos franceses entre 1944 y 1947.

En Mayo de 1947 su destino tomó un nuevo rumbo dado su aislamiento del gobierno. En ello tuvo mucho que ver la creciente ola anti-comunista en que se sumió el mundo en los inicios de la Guerra Fría, y que mantuvo al partido sin posibilidades durante los cincuenta y los sesenta. Bajo el liderazgo de una nueva generación de políticas, con Marchais al frente, el partido adoptó políticas más pragmáticas, y renunció oficialmente a su objetivo de la revolución proletaria, acercándose al nuevo euro-comunismo.

A lo largo de los setenta, el partido se mantuvo con resultados que rondaban el 20% de los votantes y, a pesar de sus históricas diferencias, fue invitado por los socialistas a formar una nueva coalición en 1981. Durante ese década, los socialistas fueron ocupando cada vez más terreno político entre el electorado de izquierdas, lo que se unió a la crisis del comunismo con la cada vez más evidente caída de la Unión Soviética. A finales de la década, el apoyo dado al Partido Comunista no llegaba al 10%.

En 1995, el veterano Marchais abandonó el liderazgo del partido, y fue sustituido por Robert Hue. Las elecciones de 1997 consiguieron recuperar algo del terreno perdido, situando los datos electorales en torno al 9,9% de los sufragios. Sus 38 escaños le permitieron participar con el gobierno de coalición de izquierdas, de nuevo junto al Partido Socialista. La unión no le vino esta vez nada bien al partido, cada vez más difícil de diferenciar de los socialistas, y con la nueva competencia de los partidos verdes.

En 2002, la decadencia del partido se hizo más evidente que nunca, y su representación parlamentaria cayó a 23 escaños. La proliferación de partidos de extrema izquierda, cada uno con aspiraciones distintas, y la recuperación del Partido Socialista como fuerza predominante en la izquierda francesa, mantienen al partido, por el momento, en esta línea decadente.

Categorías: Francia, Siglo XX

No hay comentarios para “El Partido Comunista Francés”