Historia

Inicio Perú, Siglo XXI El Partido Nacionalista Peruano

El Partido Nacionalista Peruano

Publicado por Hilda

Ollanta HumalaSe proclaman a sí mismos como nacionalistas y progresistas de izquierda, aunque incluyen a los empresarios, tradicionalmente considerados como “ de derecha” que se sienten hostigados por el neoliberalismo. Son defensores de las tradiciones y costumbres locales, sobre todo indígenas, frente a las imposiciones de los extranjerismos producto de la globalización creciente.

Su líder en las elecciones presidenciales 2006, para elegir al sucesor de Alejandro Toledo, fue Ollanta Humala, cuyo hermano realizó un cuartelazo contra ese presidente, que ocasionó seis muertos (Ollanta niega vinculación con la actividad de su hermano Antauro, quien está condenado por ese hecho).

En ocasión de esas elecciones, este partido se unió con el Unión por el Perú, pues no pudo inscribir el suyo, ante el Jurado Nacional de Elecciones, por no haber reunido las firmas necesarias, supuestamente por falta de tiempo. Se complementaba la fórmula presidencial con Gonzalo García Núñez, integrante del Directorio del Banco Central de Reserva y con el abogado Carlos Alberto Torres Caro en la prrimera y segunda vicepresidencias, respectivamente.

Vencedor en la primera vuelta electoral, fue a segunda vuelta con el candidato del APRA, Alan García, quien lo venció el 4 de junio, por 52,62% contra 47,37%. El 9 de mayo, el presidente boliviano, Evo Morales le había brindado su respaldo. Justamente con Bolivia, Ollanta Humala, desea fortalecer y estrechar los lazos político-económicos, ya que considera a ambos pueblos herederos de un mismo pasado indígena común.

En un debate televisivo con su opositor, realizado el 21 de mayo, anterior a la segunda vuelta electoral, centró su futura acción presidencial en otorgar mayor presupuesto regional, para que se correspondiera con el nacional, en la baja del precio de los combustibles, en el mayor presupuesto para educación donde los niños recibirían desayuno y almuerzo en los colegios, extendiendo la jornada; y tal vez la mayor medida populista: la renuncia a su propio sueldo de Presidente.

Ollanta Humala, es hijo de una madre blanca, y de Isacc Humala, indígena, fundador del endocacerismo, quien le inculcó las ideas de defensa de las raíces incaicas. El propio nombre de Ollanta tiene ese origen y significa “el guerrero que lo observa todo”.

Basado en que la mayoría de los habitantes de Perú son aborígenes o mestizos, sostiene que son ellos los que deben ejercer el gobierno de su país. Militar de carrera, es cuestionado por sus opositores por posibles excesos cometidos durante la acción militar contra los integrantes del grupo subversivo, Sendero Luminoso.

Si bien su causa es a favor de los desprotegidos y de quienes no pudieron acceder a un nivel económico y educativo adecuado, él es un hombre muy culto. En la Sorbona de París estudió Leyes, y en la Universidad Católica de Perú, Ciencias Políticas.

El 29 de octubre de 2000 exigió la renuncia del presidente Alberto Fujimori, para lo cual, al mando de alrededor de 75 hombres tomó la mina de Toquepala .

Teniente Coronel retirado, su plataforma política fue expuesta en una obra de 84 páginas, llamada “La gran transformación”, donde acusa de ser responsable de los males peruanos, originando una “fractura social”, al neoliberalismo.

Para combatirlo propone el autoabastecimiento, para que Perú no dependa de las importaciones. La producción y la manufactura de los productos debería hacerse dentro de las fronteras del estado, para que éste adquiera un desarrollo sostenido. Su plan se basa fundamentalmente es el apoyo estatal a las pequeñas empresas y al agro, otorgándoles préstamos accesibles para su desarrollo, con asistencia especializada, fideicomisos, etc, a través de la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE) y de las agencias agrarias.

Para lograr su propósito un diez por ciento del presupuesto anual (5.000.000.000 de soles) les será asignado a esas entidades para sustentar el progreso agrícola.

La obra pública mejorará las comunicaciones para la exitosa circulación de la materia prima y de los productos elaborados, reacondicionando puertos, caminos, ferrocarriles y los sistemas eléctricos, el gas y el agua. Estos servicios serán nacionalizados, lo que significa gran intervención estatal pero sin descartar las inversiones privadas internas y externas, para llevar estos servicios hacia todas las zonas de Perú, aún las más alejadas y olvidadas. Propugna un tipo de cambio libre y una reserva en dólares, que permita resguardarse de las variaciones del tipo cambiario. Su plan no excluye la presencia de las multinacionales como Repsol (España) o Yanacocha (Estados Unidos) pero sí que el estado peruano tenga intervención en ellas cn un porcentaje de sus acciones, como propietario.

La organización nacional sería descentralizada, con mayores poderes y funciones a cargo de los gobiernos regionales y locales, quienes manejarán la mayoría del presupuesto total, cuyo empleo será consultado con la población. Los municipios serían controlados por veedores de la propia ciudadanía.

La Empresa Nacional de la Coca (ENACO) seguirá según este proyecto siendo la única encargada de su producción.

Propone reorganizar la justicia, cuyos ascensos se produzcan por el mérito y no por la antigüedad.

aconseja que el Congreso no ratifique el Tratado de Libre comercio con Estados Unidos, antes de ser renegociado y sometido a una consulta popular.

Trata de evitar todo tipo de discriminaciones por motivo de sexo o de diversidad cultural, haciendo hincapié en la protección de las víctimas de la violencia, cuyos derechos violados deben ser reparados económicamente. La igualdad de oportunidades prevé un acceso al sistema de salud, a través de un Plan Nacional que asegure a todos los medios de atención necesarios y adecuados. En educación será un sistema que incluya la lengua autóctona, complementada con la española y el inglés.

Su política a favor del aborto le valió la crítica de la iglesia católica.

Si bien tiende a un acercamiento, no sólo con Bolivia, sino también con Venezuela, cuyo presidente Hugo Chávez, se muestra partidario e identificado con su política, y con Uruguay, Argentina, Brasil, Colombia y Ecuador, se lo acusa, aunque él se encargue de desmentirlo, de ser antichileno. Ël sólo afirma que no está de acuerdo con su política, y que no descarta una integración con ese país, pero si se realiza de un modo transparente y justo, y no con beneficios sólo para Chile, como asegura que se ha dado históricamente.

Es admirador de José María Velasco Ibarra (1893 y 1979) presidente ecuatoriano en cinco ocasiones, con trece años de gobierno popular, que transformó a Ecuador con sus cuantiosas obras públicas. Defensor de la niñez y del sufragio universal.

Tildado de ser un partido xenófobo, por la comunidad judía, se reivindicó con ella, y su máximo exponente, Isaac Mekler, se unió a su Partido. El empresario Isaac Galski de origen judío, apoyó económicamente la candidatura de Ollanta.

El escritor Mario Vargas Llosa, lo califica de dictador. Lo relaciona con Evo Morales y Hugo Chávez, opinando que los tres, son los fundadores de un nuevo racismo, que enfrenta ahora, a indios contra blancos, en un continente que es totalmente mestizo.