Historia

Inicio República Dominicana Rafael Trujillo

Rafael Trujillo

Publicado por Hilda

Rafael Leónidas Trujillo Molina nació el 24 de octubre del año 1891, en el municipio de San Cristóbal (República Dominicana).

Durante su juventud fue telegrafista; pero luego incursionó en el delito, siendo juzgado y encarcelado por cuatrerismo, por robo postal y por falsificar cheques, llegando a ser jefe de una banda de asaltantes. Más tarde trabajo en la industria azucarera.

Las fuerzas militares de Estados Unidos ocuparon por primera vez, la República Dominicana, entre los años 1916 y 1924, e impuso un gobierno militar que encabezó el contraalmirante Harry Shepard Knapp. Este gobierno creó una Guardia Militar profesional, adonde se incorporó Trujillo en el año 1918, llegando dos años más tarde a ocupar el grado de teniente.

En 1921, tras haber afrontado un juicio por violación en el que no pudo probarse su culpabilidad ingresó en la Academia Militar de Haina y pasó a desempeñarse como jefe de Guarnición en San Pedro de Macorís, recibiendo un ascenso a capitán y trasladándose a Cibao en 1922, llegando luego a mayor, y más tarde general, de la Brigada Nacional que reemplazó a la Guardia Nacional.

En 1924 terminó la ocupación estadounidense y asumió el mando de la nación, por un período de 4 años, el militar y político Horacio Vásquez, que obtuvo el 69,8 % de votos favorables. Trujillo siguió desempeñándose durante este gobierno democrático, primero, al frente de la Policía Nacional, para luego ser luego teniente coronel, y finalmente, jefe del Estado Mayor.

Sin embargo, la prórroga del mandato de Horacio Vásquez, y la posibilidad de su reelección, motivó una revuelta que lideró Trujillo secretamente; y por eso no la contuvo tal como se le había ordenado, cuando los golpistas marcharon desde Santiago hacia Santo Domingo, lo que se concretó el 26 de febrero de 1930, logrando la renuncia del presidente Vásquez.

Luego de la presidencia interina de Rafael Estrella Ureña, se convocó a elecciones, para el 16 de mayo, asumiendo en elecciones fraudulentas, y en un clima tenso, la fórmula Rafael Trujillo-Rafael Estrella Ureña, sin mayor problema, ya que la lista opositora se retiró.

A menos de un mes de su asunción, el presidente Trujillo debió sortear un duro revés de la naturaleza, que dejó como saldo alrededor de tres mil muertos, a causa del huracán San Zenón. La ciudad fue reconstruida con aportes de la Cruz Roja Americana.

Un golpe de Estado fallido contra Trujillo, se produjo en el mes de junio, pues impuso un régimen represivo, de partido único, representado por el “Partido Dominicano” y de reducción del gasto público, con despidos masivos. suspendió el pago de las amortizaciones de la deuda con Estados Unidos, y redujo salarios.

En este período la relación con la iglesia católica, que había sido buena, se resintió, por el reemplazo de monseñor Nouel, fiel a Trujillo, por Rafael Castellanos Martínez, quien al no dejarse avasallar por Trujillo, solo consiguió que le quitara los subsidios y perder su puesto, el que nuevamente fue ocupado por Nouel de modo vitalicio, por decisión de la Santa Sede, que atendió las quejas de Trujillo.

El 26 de mayo de 1933 el Congreso Nacional, lo nombró “Generalísimo de los Ejércitos Nacionales”.

El 16 de mayo de 1934, Trujillo fue reelecto, siendo su vicepresidente, Bienvenido Peynado, al ser candidato único por el único partido.

Fundó ese año el primer parque nacional y se dictó una ley que requirió permiso para la tala de pinos.

Continuó con su política restrictiva y xenófoba, especialmente contra los inmigrantes haitianos, contra los que dirigió la Masacre del Perejil, entre septiembre y octubre de 1937, donde se asesinaron unas 20.000 personas, en la frontera con Haití. En 1938, presionado por Estados Unidos, firmó un convenio con Haití, por el cual se comprometió a indemnizar a ese país por los genocidios, en una suma de 750.000 dólares, compromiso que cumplió a medias, ya que abonó la suma de 550.000 dólares.

El 16 de mayo de 1938, y para descomprimir las sospechas internacionales sobre su gestión no se presentó como candidato a la presidencia en las elecciones, proponiendo a un hombre que podía manejar a su antojo, Bienvenido Peynado, quien gobernó hasta 1940, cuando falleció, continuando el mandato su vicepresidente, Manuel Troncoso, hasta 1942. En este período la República Dominicana optó por los aliados en el marco de la Segunda Guerra Mundial, aunque nunca entró en combate.

En 1942, fue elegido Trujillo para su segundo mandato presidencial, donde reprimió huelgas obreras y clausuró sindicatos.

Ante sospechas internacionales de fraude electoral, convocó a elecciones, donde participaron tres partidos, volviendo a triunfar, en mayo de 1947.

La actividad económica y comercial fue próspera, mejoró la industria y las exportaciones, inaugurándose el Puerto de Santo Domingo, en agosto de 1938. El dólar dejó de tener curso legal en el país, siendo la moneda oficial, el peso dominicano.

Un intento de derrocamiento contra Trujillo, en 1947, conocido como “Expedición de Cayo Confites” fracasó
En inmigración, permitió la entrada de judíos franceses, republicanos exilados de la guerra civil española y agricultores japoneses, luego de la Segunda Guerra mundial.

En 1950, se creó el Servicio de Inteligencia Militar, para perseguir opositores políticos.

En 1952, se impuso otro gobierno títere, el hermano de Rafael Trujillo (mientras, Rafael, en ese lapso fue embajador ante la OEA) Héctor Bienvenido Trujillo. En 1956, la alianza con Estados Unidos se quebró, al ordenar Trujillo, el secuestro del profesor español, exiliado en Nueva York, Jesús de Galíndez, quien, su tesis doctoral, trataba de la dictadura de Trujillo. Galíndez nunca fue encontrado. Tras ser reelecto en 1957, Héctor Trujillo renunció en 1960, quedando a cargo del poder, el vicepresidente, Joaquín Balaguer.

Trujillo apoyó a Fulgencio Batista, en la revolución Cubana, y, desde Republica Dominicana, Batista, pudo exiliarse en Portugal.

En 1959, intentó matar, haciendo colocar una bomba en su automóvil, al presidente venezolano, Rómulo Bentancourt, su gran enemigo, que lo había denunciado ante la OEA, por apoyar un golpe de Estado en su contra. El presidente venezolano solo sufrió heridas, pero la OEA rompió relaciones diplomáticas con Trujillo. En enero de 1960, también se tensaron las relaciones con las iglesias dominicanas.

En 1959, se produjo otro intento de golpe de Estado frustrado contra Trujillo, formándose poco tiempo después el movimiento opositor y de izquierda, “14 de junio”.

En 1961 el presidente estadounidense John F. Kennedy, intentó convencer a Trujillo de que renuncie.

Finalmente, la noche del 30 de mayo de 1961, el auto en el que viajaba el dictador fue ametrallado, y murió.

Categorías: República Dominicana