Historia

Inicio Argentina, Siglo XX El Sindicalismo en la Argentina

El Sindicalismo en la Argentina

Publicado por Hilda

Contexto histórico internacional

Luego de la Revolución Industrial, que tuvo su origen en Inglaterra, a mediados del siglo XVIII, y pronto se extendió al resto del mundo, con la consecuencia del enriquecimiento patronal y el empobrecimiento y la explotación obrera, surgió en los obreros oprimidos la necesidad de luchar por sus derechos laborales inexistentes. La Revolución Francesa, ocurrida en 1789, reivindicó los derechos naturales del hombre entre los cuales figuraban la igualdad y la libertad, pero en los planos civil y político, pero esta revolución, liderada por la burguesía, patrones de fábrica, no contempló los aspectos económicos y sociales, de un cierto sector de la población, mano de obra barata para la economía capitalista, surgida precisamente con la Revolución Industrial.

El sindicalismo en la Argentina

En efecto, los burgueses no solo omitieron la consideración de los derechos laborales, sino que para impedir la lucha obrera, dictaron normas, ya desde el poder político, que impidieron las asociaciones profesionales. Así ocurrió en Francia con la Ley Le Chapellier, obra de la Constituyente de 1791.

Ante esa realidad, y a pesar de las prohibiciones legales, los trabajadores tendieron a unirse en organizaciones, separados por categorías o ramas de actividad, para cobrar mayor fuerza en el reclamo de sus derechos laborales, al principio nacidas como asociaciones de ayuda mutua, para no ser perseguidos.

Cada país desarrolló su sindicalismo a un ritmo distinto, de acuerdo a su desarrollo fabril, y de la oposición o no, del estado a su existencia.

Los comienzos de la organización obrera en la Argentina

En Argentina el sindicalismo fue una realidad tardía, como también lo fue, el desarrollo industrial en un estado esencialmente agropecuario.

Con la sanción de la Constitución Nacional de 1853, que reconoció el derecho a la libre asociación, pero que no incluyó a los nacientes sindicatos, agrupación de tipo gremial, producto de la aparición de una industria incipiente, de la llegada de inmigrantes y el tendido de redes ferroviarias, los primeros sindicatos fueron dirigidos principalmente por extranjeros, y transcurrieron su existencia desde la clandestinidad, sustentados por ideas anarcosindicalistas y comunistas, traídas por los inmigrantes.

En 1857 se creó la primera organización obrera: “La Sociedad Tipográfica Bonaerense”, con carácter de ayuda mutua, en caso de enfermedad de sus integrantes. La primera que surge para defender los intereses más generales de la clase obrera, ya como un verdadero sindicato, fue la “Unión Tipográfica” en 1878, que en 1879, realizó una huelga, que logró reducir la jornada laboral a 12 horas, impidiendo el trabajo de los menores de 12 años y logrando un aumento de sueldos. Estos logros iniciales pronto se perdieron, igual que el sindicato.

Fue en el año 1881 cuando nacieron dos nuevas agrupaciones gremiales: la “Unión de Obreros Panaderos” y la “Sociedad de Obreros Molineros”. Un año más tarde surgió la Unión Oficiales Yeseros”. Ese mismo año, 1882, se fundó en Buenos Aires, el Club Worwarts, por parte de socialistas alemanes, desarrollándose allí, reuniones conferencias y congresos.

En 1883 apareció la “Sociedad de Obreros Tapiceros y la de “Mayorales y Cocheros Tranways”. En 1887, nació “La Fraternidad”, que agrupó a los maquinistas y fogoneros de los ferrocarriles.

La diversidad ideológica de los sectores obreros, impidió la unificación de la organización, y debilitó con ello, la fuerza de los sindicatos. En 1890, con ideas socialistas surgió la “Federación Obrera Argentina” (FOA) pero simultáneamente con ideas anarquistas y socialistas nació la “Unión General de Trabajadores” (UGT). El grupo anarquista de tendencias más violentas y revolucionarias fundó en 1901 “La FORA” (Federación Obrera Regional Argentina).

A pesar de todos estos intentos, no había una verdadera conciencia de unidad en la búsqueda reivindicatoria, y la alianza se lograba para reclamos específicos, que desaparecidos, hacían inútil la existencia de esas asociaciones, de débil estructura.

Entre los años 1902 y 1904 se sucedieron huelgas violentas, lideradas por los anarquistas, que dieron lugar a que se dictara la “Ley de Residencia” 4144.
En 1904, el diputado socialista Alfredo Palacios, presentó varios proyectos de leyes favorables a los obreros en el Congreso Nacional.

Con motivo de la celebración del 1 de mayo, ese día de 1909, se produjo un choque entre los trabajadores y las fuerzas policiales, en la Plaza Lorea, que dejó ocho personas muertas y cinco heridas.

En el período 1912-1914 ya hubo más unidad del movimiento obrero (entre la FORA y la Confederación Regional Argentina).

El movimiento sindical, internacionalmente, empezó a sentirse más fortalecido luego de la Revolución Rusa de 1917, que creó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, con un aparente triunfo de la clase obrera, y expandiendo el comunismo a nivel mundial.

El 7 de enero de 1919, en los talleres de Vasena, en el barrio de Pompeya, de la localidad de Avellaneda se produjo una huelga de características tan drásticas que dieron origen a “La semana trágica”.

Ese mismo año (1919) se creó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y como representante argentino, el presidente radical Yrigóyen envió a un miembro de La Fraternidad, más allegado a su gobierno que los que integraban la FORA, que en realidad eran más representativos del sector obrero.

El camino a la legalidad

En el año 1922 ya hay un giro hacia la legalidad, cuando la asociación obrera denominada “Unión Ferroviaria” obtuvo la personería gremial dos años después. No hay aún un derecho sindical, pero la existencia de esas organizaciones, es por lo menos, tolerada.

En 1926, “la Fraternidad” junto a la “Unión Ferroviaria” formaron la Confederación Obrera Argentina.

En 1930 surgió una nueva conciencia sindical, menos preocupada por la orientación ideológica, y más comprometida con los reclamos de los trabajadores, sobre todo luego del golpe de estado, que declaró la ilegalidad de la FORA, y comenzó una política persecutoria del movimiento obrero.

Creación de la CGT

Así nació la idea de la creación de una organización fuerte y única, la Confederación General del Trabajo, CGT, surgida de un plenario llevado a cabo ese año, en el mes de septiembre, entre la Unión Sindical Argentina y la Confederación Obrera Argentina.

La CGT se declaró apartidaria y alejada de toda ideología, representando en esa época a alrededor de 200.000 obreros de distintas ramas de actividad (ferroviarios, transportistas, estibadores obreros industriales, marítimos, etc.). Sus estatutos fueron aprobados en 1936.

La CGT sufrió un duro revés, en 1935, cuando varios gremios que la integraban (la Unión Ferroviaria, la Confederación de Empleados de Comercio, la Unión Tranviarios, la Asociación de trabajadores del estado, la Fraternidad) se enfrentaron a al comité confederal de la CGT por no haber convocado al Congreso para designar nuevas autoridades. Así, separada de la CGT original, surgió la CGT de la calle Catamarca, que subsistió hasta que terminó la revolución de 1943, siendo disuelta por el gobierno.

El Sindicalismo en la época de Perón

El sindicalismo en 1943, ganó una buena pulseada, al crearse la Secretaría de Trabajo y Previsión Social

La acción e importancia sindical fue creciendo conjuntamente con el desarrollo industrial, organizadas por profesiones, dentro de las cuales no había calificación profesional.

El 17 de octubre de 1945 el movimiento obrero salió a las calles para exigir la liberación de su líder: Juan Domingo Perón, lo que resultó un éxito rotundo. Los militares esa misma noche, lo dejaron libre.

Fortalecidos por la victoria, los sindicatos crearon el Partido Laborista, con cuyo apoyo volvió al poder Juan Domingo Perón. El partido Laborista se convirtió en Partido Justicialista.

En 1945, se sancionó el decreto ley 23.852/ 45 que fue ratificado por la ley 12.921. que admitió el derecho sindical democrático. Durante el mandato de Juan Domingo Perón la CGT cumplió un rol trascendente, pasando en corto lapso de tiempo, de 300.000 a casi 3.000.000 de afiliados. En 1949, se realizó la reforma constitucional que incorporó por primera vez, constitucionalmente los derechos del trabajador, en el artículo 37.

Todas las leyes de política social del gobierno peronista fueron realizadas con la colaboración de importantes profesionales, como José F. Figuerola, especialista en Derecho Corporativo y el abogado de los ferroviarios, Juan Atilio Bramuglia.

El 16 de septiembre de 1955 termina con un golpe de estado, el gobierno de Perón, y la reforma citada perdió vigencia. En 1956, se dictó el decreto ley 9270/56 que suprimió la personería gremial, que recién volvió a reconocerse en 1958, por la ley14.455, que sufrió las reformas de la ley 20.615 y la 22.105.

Los sindicatos luego de Perón

En 1963 fue normalizada la CGT, reclamándose una real participación de los trabajadores, y se trazó un plan de lucha que fue puesto en práctica durante el gobierno radical de Arturo Illia, juzgado como gobierno débil, a pesar de su sentido ético y social en el ejercicio del poder.

En 1966 la actuación de los sindicatos fue prohibida por la gran cantidad de huelgas que realizaban. Illia fue derrocado por el golpe militar de Juan Carlos Onganía, durante cuyo mandato, a pesar de que el nuevo gobierno fue bien visto por una parte de los sindicatos al principio, la persecución sindical se intensificó a límites tan crueles como los asesinatos de Augusto Vandor, Secretario General de la Unión Obrera Metalúrgica y José Alonso, Secretario de la CGT.

En el período 1968-1970, la CGT se fraccionó en la CGT de los Argentinos, opositora a cualquier trato con la dictadura, que lideró el “Cordobazo”, y la CGT Azopardo. La CGT se reunificó en 1970.

Los sindicatos en el último mandato peronista

En 1973, nuevamente Juan domingo Perón asumió como Presidente. En 1974 se sancionó la ley 20.744 o Ley de Contrato de Trabajo, aunque cuatro décadas atrás ya se había logrado un avance en ese sentido con la Ley 11.729, que reformó el código de comercio, dando importante logros en ese determinado sector. También se dictó una nueva Ley de Asociaciones Profesionales, que legalizaba expresamente a los sindicatos, tendiendo a su unidad, ya que la personería gremial sería otorgada por el Ministerio de Trabajo, al Sindicato que resultare más representativo en cada rama de actividad.

Sin embargo, a partir del fallecimiento del Presidente Perón, los sindicatos cobraron gran protagonismo, pero no estructuralmente, ya que la CGT, había sufrido un gran revés, con el asesinato por parte de guerrilleros de su líder José Ignacio Rucci. A pesar de ello, en 1975 fue la CGT la que organizó un paro de 48 hs. contra la medida de anular los convenios colectivos que establecían aumentos salariales, lo que obligó a renunciar al Ministro de Economía Celestino Rodrigo.

La actividad sindical durante la dictadura de 1976

Se sucedieron actos violentos con el recrudecimiento del accionar subversivo que desembocaron en el golpe militar de 1976, que restringió a puntos extremos el ejercicio de los más elementales derechos humanos. Hubo intervención de los sindicatos y la CGT fue disuelta. El derecho de huelga, como la mayoría de las libertades, fue suprimido. A fines del gobierno militar, fue recreada la CGT, que se dividió en 1982 en la CGT Brasil, dirigida por Saúl Ubaldini, y la CGT Azopardo, a cargo de Triacca, que realizaron huelgas en una dictadura que ya estaba agonizante. El 16 de octubre de 1983, la CGT se unificó reuniendo aproximadamente a cuatro millones de afiliados.

Alfonsín y los sindicatos

Desaparecida a fines de 1983 la dictadura militar y restablecida la democracia, el 10 de diciembre de 1983, el gobierno radical de Raúl Alfonsín ya había manifestado en su campaña la existencia de un pacto entre sindicalistas y militares, declarando una lucha contra la corrupción sindical, y negando la negociación colectiva de salarios, lo que enfrentó al gobierno con los sindicatos, que le hicieron 13 huelgas generales. Viendo la imposibilidad de gobernar con la oposición de los sindicatos, Alfonsín, en 1987, incorporó al gabinete como Ministro de Trabajo, al Secretario General de Luz y Fuerza, Carlos Alderete. En 1988 se sancionó una nueva ley sindical, bajo el número 23.551.

La época de Menem

En 1989, Carlos Menem asumió la presidencia del país, que si bien respondía supuestamente a la ideología social peronista, y en un principio conformó a la población en general, sobre todo por la derrota de la hiperinflación, y la paridad cambiaria, en el segundo mandato, privatizó las empresas del estado, dejando a muchos obreros fuera del mercado laboral, incrementando el trabajo en negro, además, con leyes sobre flexibilización laboral, que introdujeron en el país, las políticas neoliberales en su máxima expresión.

En ese gobierno, los sindicatos, casi en su mayoría, apoyaron al gobierno menemista, salvo algunos sectores industriales aislados y los del transporte privado, que luego conformarán la MTA (Movimiento de Trabajadores Argentinos) en 1994. Sobre todo la oposición sindical partió de la Central Latinoamericana de Trabajadores, de ideología social-cristiana, que junto a la CTERA, gremio de docentes y ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), formarán en 1975, La CTA (Central de Trabajadores Argentinos).

En 1997, el movimiento obrero en sus distintas expresiones, se manifestó contra la política económica menemista.
Hacia el gobierno de Fernando de la Rúa

En 1997, apareció la “Carpa Blanca Docente” organizada por la CTA, como símbolo al deterioro económico sufrido por los docentes, y los trabajadores en general. La CTA y el MTA apoyarían el ascenso del radical Fernando de la Rúa al poder, en 1999, por la Alianza (coalición entre el radicalismo y el Frente para un País Solidario (FREPASO) recientemente creado. Sin embrago a pesar de todas las esperanzas puestas en este nuevo gobierno, todo continuó igual o peor.

Las manifestaciones de trabajadores fueron reprimidas, en los primeros días de su gobierno, costando dos vidas, cuando los trabajadores cortaron la circulación, en el puente que une Resistencia con Corrientes.

Una nueva división de la CGT se produjo el 16 de marzo de 2000: la Oficial y la Disidente. La primera, liderada por Rodolfo Daer, y la segunda, por Hugo Moyano. El 5 de mayo se produjo la primera huelga general, repitiéndose las medidas, el 9 de junio y los días 23 y 24 de noviembre. La cuarta huelga general ocurrió el 21 de marzo de 2001. El movimiento de piqueteros, desempleados apoyados por la CTA, comenzó a hacerse frecuente, cortando rutas e impidiendo la libre circulación.

La CGT comenzó a unificarse en sus reclamos, realizando un paro activo a nivel nacional, el 12 de diciembre de 2001. El pueblo entero se volcó a las calles, entre el 19 y 20 de ese mes, para manifestar en el llamado “cacerolazo” contra las drásticas medidas económicas, que inmovilizaron los depósitos (corralito financiero).

Situación actual

Luego de un período de inestabilidad política, económica y social, Argentina parece estar saliendo de la aguda crisis, y los trabajadores pueden realizar actualmente sus reclamos sin restricciones arbitrarias (a pesar de algunos hechos aislados, como la muerte del maestro Fuentealba, en un corte de rutas en la provincia de Neuquén, en el mes de abril del año 2007). La CGT y la CTA se unieron a los gremios docentes en una jornada de protesta.

La CTA en febrero de 2008, está reclamando su personería gremial, para equipararse a la CGT.

Categorías: Argentina, Siglo XX

No hay comentarios para “El Sindicalismo en la Argentina”