Historia

Inicio Europa, Siglo XIX La Guerra de Crimea

La Guerra de Crimea

Publicado por Hilda

Entre los años 1854 y 1856, tuvo lugar este conflicto bélico desarrollado a orillas del mar Negro, en la península de Corea, motivado por el avance imperialista ruso.

Francia, Gran Bretaña, Piamonte y Cerdeña y el Imperio Otomano se enfrentaron al Imperio Ruso, que pretendía a través de su líder político, el Zar Nicolás I, llegar a un acuerdo con los turcos y que Rusia tuviera a su cargo la protección de los cristianos ortodoxos de Turquía, y de los lugares sagrados: las iglesias de la Natividad y la del Santo Sepulcro.

Mapa de la guerra de Crimea

Ante la negativa turca, de llegar a un acuerdo, el zar Nicolás I, envió su ejército a las ciudades turcas de Moldavia y Valaquia. Los rusos hicieron su primer ataque victorioso en Sinope. En tanto, una flota inglesa se dirigió a los Dardanelos, en cuyo lugar sumó poder al anexarse con las fuerzas francesas.

En Viena, los países neutrales intentaban llegar a una solución pacífica del conflicto, pero el sultán del imperio Otomano, Abd-ul-Mejid I la rechazó, prefiriendo la lucha armada.

Las fuerzas rusas y turcas se enfrentaron en Sinop, sobre el Danubio, el 30 de noviembre de 1853, donde la flota de los turcos quedó inutilizada. Al ver el predominio ruso, que resultaba una amenaza para el Imperio Otomano, Francia y el Reino Unido tomaron participación en el conflicto, contra los rusos, que se presentaban como una potencia temible, declarándoles la guerra en 1854.

Austria se sumó al conflicto, solicitando a Rusia el retiro de sus tropas del Danubio, en 1854, propuesta que fue aceptada.
El 10 de abril de 1854, se produjo el bombardeo infructuoso contra Odessa, ciudad portuaria sobre el Mar Negro, por parte de la flota franco-británica.

El 25 de octubre de 1854 en la batalla de Balaclava, la caballería inglesa sucumbió frente a las tropas zaristas, muriendo cerca de 200 jinetes británicos.

En Dobrudja los ingleses y franceses sufrieron grandes pérdidas, esta vez por una epidemia de cólera.

Tras la derrota rusa en la batalla de Alma, los aliados tomaron rumbo a Sebastopol, que el 8 de septiembre de 1855 cayó en manos de las tropas franco-británicas, luego de haber sido sitiada durante un año. Sin embargo los rusos incendiaron tanto la ciudad como el puerto, antes de abandonar la plaza.

El 29 de septiembre una nueva derrota amenazó a los rusos, y fue en la batalla de Kanguil.

En octubre de 1855 los aliados lograron tomar las ciudades de Kinburn y Orchacov.

El 30 de marzo de 1856 se firmó en París el tratado que puso fin al conflicto. Los rusos perdieron sus derechos sobre los cristianos ortodoxos del Imperio Otomano y las provincias rumanas lograron su autonomía. Rusia debió retirar del Mar Negro su flota de guerra.

Francia logró una situación hegemónica en Europa, bajo el gobierno de Napoleón III, hasta 1870 en que debió enfrentarse con Prusia. También luego de la guerra de Crimea, comenzaron los procesos de unificación de Italia y Alemania. Turquía quedó bajo el protectorado inglés.

Categorías: Europa, Siglo XIX

4 comentarios para “La Guerra de Crimea”