Historia

Inicio Alemania, Siglo XX La República de Weimar

La República de Weimar

Publicado por Verónica

Tras la derrota sufrida por Alemania durante la Primera Guerra Mundial, extinto el imperio y sumida la nación germana en una terrible crisis económica, todavía tendría que enfrentar enormes cambios sociales y políticos durante los primeros treinta años del siglo XX.

En noviembre de 1918, Guillermo II, emperador de Alemania se vio obligado a abdicar dejando sin liderazgo a una golpeada nación. Dos meses después, en la ciudad de Weimar, tuvo lugar una asamblea nacional constituyente para celebrar elecciones, en las que se decidió, perdido el imperio, fundar la República de Weimar, con la idea de constituir la primera democracia parlamentaria germana. En febrero, asamblea eligió a Friedrich Ebert para ocupar el cargo de presidente de la república.

Paul Von Hindenburg, segundo presidente de la República de Weimar

La naciente república estuvo constituida por una mayoría parlamentaria de tendencia socialdemócrata, con presencia del Partido Democrático Alemán y el Partido centralista. Con todo, la república de Weimar era una nación muy frágil en términos políticos, enfrentándose a grandes dificultades económicas propias de una posguerra.

Pese a ser, de manera oficial, una democracia, la república de Weimar heredó las viejas formas monárquicas, al grado que el cargo del gobernante era de presidente del imperio (Reich) con facultades propias de un emperador. Con todo, la joven república estaba condenada al fracaso cuando, medio año después, tuvo que enfrentar la firma del Tratado de Versalles.

Tras la firma del tratado, Alemania se vio restringida en todos sentidos, con buena parte de sus territorios perdidos, deudas de guerra y estrictas prohibiciones respecto a su política exterior. Todo ello contribuyó a exacerbar el espíritu nacionalista de los alemanes que se sentían humillados tras la firma de dichos acuerdos. La peor parte era la prohibición sobre la posible unificación de Austria con Alemania.

Con los tratados de Locarno en 1925, la situación cambió y Alemania, ya más recuperada en el plano económico, comenzó a ser tratada de manera igualitaria en el campo de la política internacional. En 1926, la república de Weimar fue aceptada como miembro de la Sociedad de las Naciones, antecesora de la actual ONU. Esta década fue particularmente brillante para la república: las artes, la ciencia y la cultura alcanzaron un punto altísimo.

Estados Unidos había a apoyado financieramente la reconstrucción alemana durante los años veinte, pero esta ayuda llegó a su fin cuando en 1929 Norteamérica vivió una de las peores crisis económicas de su historia. El golpe repercutió en el mundo y particularmente en la frágil república de Weimar.

Los años del fin se acercaban: en marzo de 1930, Hermann Müller, del partido socialdemócrata, encabezó el último gobierno mayoritario tuvo una disputa con los demás partidos que no lograban llegar a acuerdos en temas de empleo. Estos desacuerdos fueron la causa del desmoronamiento político. Tras la ruptura de esta unión partidista conocida como “gran coalición” , le sucedió en el poder un gobierno burgués liderado por Heinrich Brüning, del Partido Alemán del Centro, que sostuvieron en el poder al mariscal Paul von Hindenburg, como presidente del Reich.

En septiembre de 1930, el parlamento (Reichstag) tuvo elecciones y sorpresivamente el partido nacionalsocialista (NSDAP) fue uno de los que más votaciones obtuvieron. Su guía, un oscuro pero carismático líder llamado Adolf Hitler se había popularizado atrayendo las simpatías de la clase trabajadora y cierta ala burguesa a la que le gustaban sus radicalismos de derecha. Los socialdemócratas se sintieron presionados y modificaron estatutos para permitir la presencia del partido de Brüning en el gabinete y frenar, de alguna manera, la presencia de la derecha radical en el poder.

Sin embargo, muchos de los nuevos estatutos limitaron el poder del Reichstag y los partidos de derecha e izquierda, antiparlamentarios, ganaron adeptos y simpatizantes. Hitler se presentó a si mismo y a su partido, como la única alternativa a los “peligros” del marxismo.

La estrategia tendría resultados: en las votaciones de 1932, los nazis obtuvieron la mayoría en el Parlamento y el ala conservadora logró convencer a Hindenburg, segundo presidente de la República, de darle la cancillería al ya políticamente poderoso Hitler. Heindenburg cedió, creyendo que con un parlamento multipartidista, Hitler estaría controlado. El 30 de enero de 1933 se nombró Kaiser (canciller) a Adolf Hitler, quien al poco tiempo cambió su título por el Führer (conductor) del Tercer imperio (Reich) acabando con la efímera República de Weimar.

Categorías: Alemania, Siglo XX

No hay comentarios para “La República de Weimar”