Historia

Inicio Argentina, Siglo XIX La Liga Unitaria

La Liga Unitaria

Publicado por Hilda

Antecedentes

En 1826, se había dictado una Constitución de corte unitaria, que motivó el rechazo de las provincias. El 1 de enero de 1826 el gobierno de Buenos Aires aceptó la declaración de guerra del Imperio del Brasil, pues éste no admitía que la Banda Oriental integrara las Provincias Unidas del Río de la Plata. Si bien la guerra fue exitosa para las Provincias Unidas, la situación interna era muy difícil.

Las provincias rehusaban mandar sus fuerzas al gobierno de Buenos Aires pues temían que las pusieran en su contra en lugar de usarlas contra Brasil, lo que motivó que Rivadavia pactara una paz desventajosa con Brasil por la cual perdió la Banda Oriental. Rivadavia, por esta causa, debió renunciar el 27 de junio de 1827. En su reemplazo asumió como Presidente interino Vicente López y Planes, que pronto renunció.

El opositor Manuel Dorrego fue designado gobernador de Buenos Aires, lo que enfureció a los unitarios. La Banda Oriental logró su independencia.

El federal Dorrego, fue derrotado por las fuerzas unitarias de Lavalle el 12 de diciembre de 1828.

La formación de la Liga Unitaria

En estas luchas civiles que enfrentaron a dos corrientes en Argentina, la partidaria del centralismo y la de las autonomías provinciales, se produjo una unión de los sectores que apoyaban uno y otro pensamiento.

Los primeros se agruparon en la Liga Unitaria o Liga del Interior, el 31 de agosto de 1830, bajo el liderazgo de José María Paz, que había regresado de la guerra contra Brasil, y que había logrado dominar Córdoba, al derrotar al gobernador Bustos, y luego a Facundo Quiroga en las batallas de Oncativo y La Tablada.

Paz logró la adhesión de Catamarca, La Rioja, San Luis, San Juan, Mendoza, Salta, Tucumán y Santiago del Estero. Los pactos previos fueron: entre Córdoba y Mendoza, el 3 de abril de 1830, entre Córdoba y San Juan, el 16 de abril de 1830, y entre Catamarca, Córdoba, San Luis, La Rioja y Mendoza el 5 de julio de1830.

Esta liga, que le confirió a Paz el mando supremo militar con facultades extraordinarias, tenía como fin imponer un gobierno unitario derrotando a los caudillos federales. Para mantener la integridad y el orden de las provincias que formaban la liga, Paz podía intervenirlas. Paz cumpliría sus funciones por el lapso de ocho meses, debiendo convocar un Congreso nacional

Sin embargo esta liga unitaria sería desafiada por la Liga Federal, pues Rosas, que había derrotado a Lavalle había sido electo gobernador de Buenos Aires, y se unió a Santa Fe y Entre Ríos para resistir la amenaza unitaria, quedando las fuerzas federales a las órdenes de Estanislao López.

Fin de la Liga Unitaria

El ataque contra las fuerzas unitarias fue combinado. Quiroga derrotó a los gobernadores de San Luis y Mendoza; el caudillo Ibarra, de Santiago del Estero, marchó sobre su provincia, derrotando al gobernador Román Dehesa. Los hermanos Reinafé invadieron la campaña de Córdoba y Ángel Pacheco, desde Buenos Aires venció a Juan Esteban Pedernera.

Viéndose rodeado de enemigos, el general Paz intentó atacar a Estanislao López, pero fue sorprendido y tomado prisionero, manteniéndose en esa situación hasta 1839, en el cabildo de Luján. Si bien Lamadrid intentó continuar la lucha contra los federales, la Liga Unitaria estaba concluida.

Categorías: Argentina, Siglo XIX