Historia

Inicio Cuba, Siglo XX Ernesto «Che» Guevara

Ernesto «Che» Guevara

Publicado por Hilda

Nació en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe (Argentina), el 14 de junio de 1928. Se convirtió en un niño con problemas de salud, por sus constantes ataques de asma, que obligaron a la familia, constituida por su padre, Ernesto Guevara Lynch, su madre, Celia de la Serna y cuatro hermanos menores, a buscar un clima más propicio, más seco, en Alta Gracia, provincia de Córdoba, cuando Ernesto tenía cuatro años.

Ernesto Guevara

Ernesto Guevara de la Serna, tal su nombre completo, estudió en el seno de su hogar las primeras letras, ya que por su precaria salud recién fue al colegio a los ocho años. El secundario lo cursó en Córdoba, en el Colegio Nacional Deán Funes. No sufrió ningún tipo de privaciones económicas ya que pertenecía a la clase media-alta.

Desde niño fue rebelde y apasionado, defensor de sus pensamientos incluso a los golpes, llegando a ser un adulto que dejaría huellas polémicas en la historia del mundo.

Lector insaciable, se nutrió de los acontecimientos vividos en la Guerra Civil Española, cuyos refugiados emigraban a Córdoba, y las injusticias vistas, sumadas a la crisis de su propio país, fueron forjando un carácter cuestionador e idealista. Abonado en el ideario de Marx, Sartre, Camús, la psicología freudiana, y del poeta romántico y comunista Pablo Neruda, no pudo verse más influenciado por las ideas de izquierda. Sin embargo no se afilió jamás al Partido Comunista Argentino, creado en 1918, por considerarlo sectario.

Estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires, aunque no participó de la actividad de los centros estudiantiles. A pesar de que sus padres fueron anti-peronistas, él manifestó cierta simpatía por el movimiento obrero.

Admirador de Mao Tsé Tung, sostuvo que en países agrícolas, la revolución debía seguir la dirección del campo a la ciudad. Siguiendo a Marx y Lenín se opuso a considerar el trabajo de la gente como mercadería. Comunista, opositor enérgico de los imperialismos, soñó un mundo de justicia social entre iguales, pero sin embargo, a pesar de tanto amor por la humanidad, no descartó la violencia para alcanzar sus propósitos, única forma que él consideró de lograrlos.

En 1949 comenzó sus itinerarios para reconocer los problemas sociales, y tratar de palearlos. Visitó primero el norte, trasladándose en una bicicleta a motor, y luego el sur de su país, como paramédico de la flota de YPF, para luego dirigirse a Chile, con su amigo Alberto Granado, en moto, donde conoció al presidente Salvador Allende. En Perú trabajó en el hospital en la cura de la lepra, y más tarde también visitó Colombia, Venezuela y Miami.

Ya graduado de médico dermatólogo (11 de abril de 1953) estuvo en Bolivia durante la revolución, lugar al que viajó acompañado por sus amigo Carlos Ferrer. Visitó Guatemala donde colaboró con el presidente socialista, Jacobo Arbenz, que sería derrocado por el golpe de julio de 1954. Fue allí donde conoció a una militante del APRA, exiliada peruana, Hilda Gadea, que se convirtió en su compañera de militancia y de vida. Luego su destino fue México, ya sin Hilda Gadea. En ese país conoció a Fidel Castro con quien trabó una gran amistad y formándose en la lucha armada bajo la dirección de Alberto Bayo, Capitán del Ejército Militar Republicano.

Integró con Fidel Castro el Movimiento del 26 de julio, como médico, para derrocar al dictador Batista. Retomó la relación con Hilda Gadea, casándose con ella el 18 de agosto de 1955. El 15 de febrero de 1956, el nacimiento de Hilda Beatriz, lo convertiría en padre.

Entre los días 20 y 24 de junio de 1956, fue arrestado en México junto a Fidel y Raúl Castro. Obtenida su libertad, partieron hacia Cuba el 2 de diciembre. Una emboscada dejó muy pocos revolucionarios vivos, que recién consiguieron reunirse en Sierra Maestra el 21 de diciembre.

Tomada La Habana y establecido el nuevo gobierno, bajo el mando de Fidel Castro, se le otorgó la nacionalidad cubana y ocupó el cargo de Ministro de Industria, siendo el principal ejecutor de las expropiaciones de latifundios. Fue, además, Presidente del Banco Nacional de Cuba.

Contrajo enlace con Aledia March, en 1959, con quien realizó viajes por África y Asia.

En febrero de 1960, firmó se firmó el primer acuerdo de comercio entre Moscú y La Habana.

En 1965, abandonó Cuba, para prestar ayuda en el Movimiento revolucionario del Congo.

Desvinculado de Cuba, entrenó militarmente en las sierras y se dirigió a Bolivia para llevar allí su ideario revolucionario, que pretendía expandir hacia Argentina, chile, Paraguay, Perú y Brasil. Su idea de que el momento propicio para la revolución había que crearlo a partir del inicio de la lucha, no tuvo el éxito esperado, los campesinos bolivianos no siguieran su prédica insurreccionista.

Falleció en Bolivia, ejecutado por el ejército Boliviano, que había recibido el apoyo de la CIA, en 1967. En 1997 sus restos fueron localizados y enviados a Cuba.

Categorías: Cuba, Siglo XX

No hay comentarios para “Ernesto «Che» Guevara”