Historia

Inicio Edad Antigua, Los hebreos Las doce tribus de Israel

Las doce tribus de Israel

Publicado por Hilda


Israel fue el nombre que según la Biblia hebrea le asignó Yahveh (el Creador) a Jacob. Jacob era nieto de Abraham e hijo de Isaac. Su descendencia pasó a llamarse el pueblo de Israel.

Jacob fue padre de doce hijos con cuatro diferentes mujeres, dos esposas y dos siervas, que fueron cada uno, cabeza de una tribu: Rubén, Leví (sin tierras) Simeón, Judá, Zabulón, Isacar, Dan, Neftalí, Gad, Aser, José (cuyo nombre en ocasiones aparece reemplazado por el de sus hijos como dos trbus diferenciadas, las de Efraín y la de Manases, ya que ambos recibieron tierras) y Benjamín. Los gobernantes, hasta la llegada del Mesías debían ser, por mandato de Dios, de la tribu de Judá y los sacerdotes de la tribu de Leví.

El pueblo de Israel sufrió el cautiverio egipcio de donde por inspiración divina fueron sacados por Moisés, quien vagó con su pueblo cuarenta años por el desierto hacia la tierra prometida. Muerto Moisés fue Josué el que libró muchas batallas para conquistar con la ayuda de Yahveh el territorio cananeo, que dividió entre las tribus, alrededor del año 1220 antes de la era cristiana. Ya establecidos, el territorio de Israel unificado fue gobernado por los reyes Saúl, David y Salomón.

En esta época a causa de guerras civiles, fue que Israel se dividió: las tribus del norte, que eran diez, con capital en Samaria, conservaron el nombre de Israel, y las del sur, con capital en Jerusalén, tomaron el de Judá, que se integraron por la tribu de Judá, la de Benjamín y parte de la de Leví que por ser sacerdotes no habían recibido tierras en el reparto. Las tribus del norte se perdieron tras ser conquistados por los asirios en el año 721 antes de Cristo y ser deportados a Nínive. Según el profeta Amós esas tribus del norte eran conocidas como “Casa de Isaac”. Algunos pueblos reclaman ser sus descendientes en la actualidad.

En el año 586 antes de Cristo, los habitantes del reino de Judá padecieron el cautiverio en Babilonia, cautiverio del que fueron liberados por el rey persa Ciro el Grande. Durante ese tiempo su sentimiento religioso que había decrecido durante su estancia en Israel, se fortaleció, y liberados por Ciro, regresaron, y se reconstruyó el Templo de Jerusalén. Los descendientes de la tribu de Judá dieron el nombre de judíos a la descendencia.

Categorías: Edad Antigua, Los hebreos