Historia

Inicio Edad Antigua, España Los Íberos

Los Íberos

Publicado por Hilda

Hacia el siglo VI a. C., los griegos llamaron Iberia, a las regiones remotas, situadas tanto en Oriente como en Occidente, donde su imaginación les brindaba la posibilidad de que fueran tierras plagadas de riquezas. La parte occidental dejó de ser un misterio, cuando alcanzaron la exploración de dicha zona, que estaba bajo el dominio de los Tartessos.

La dama de Elche

Los fenicios llamaron Spal a la Península, y los romanos la denominaron Hispania. Iberia era la zona de Hispania, habitada por los Íberos, que según Polibio comprendía la zona bañada por el mar Mediterráneo hasta las Columnas de Hércules (Estrecho de Gibraltar).

La cultura ibérica fue producto de la fusión de los pueblos autóctonos con los fenicios, griegos y cartagineses.

En el siglo XIX, surgió la tesis de que los íberos tenían un origen africano, y que sus creaciones y expresiones artísticas respondían a simples copias de culturas más evolucionadas como la de los griegos. Además distinguieron a los íberos de los celtas, que tienen el mismo origen étnico y que juntos constituyeron el grupo de celtíberos que habitaban Numancia, lugar que ya no existe, cercano a la ciudad de Soria. Actualmente se han desechado esas afirmaciones.

Construyeron ciudades amuralladas, piezas escultóricas en piedra y desarrollaron un sistema de escritura, aún no descifrado, constituido por 28 caracteres alfabéticos y silábicos.

Utilizaron el caballo, cuya propiedad era una característica de las clases poderosas.

Los dioses íberos son fundamentalmente femeninos, rindiéndoseles culto primero en forma personal en las tumbas monumentales y luego en forma colectiva en los santuarios, ubicados fuera de los poblados, reconociéndose como lugares destinados a ello, la Alta Andalucía en Sierra Morena y lugares cercanos a la costa, en Murcia y Alicante.

Su lengua provino probablemente del sur de Francia (Aquitania) difundiéndose de norte a sur, facilitada por el desarrollo del comercio. La Península era sumamente rica en plata, oro, cobre y plomo, lo que estimuló el desarrollo económico y el intercambio, usando la moneda como medio de pago.

El arte tomó como modelo al guerrero, ya sea a pie o a caballo y a las mujeres representadas con lujosos atavíos.

Los exvotos son ofrendas que se colocaban en los templos, dedicados a la divinidad, a la que homenajeaban con figuras de bronce, barro o cerámica según la condición social del oferente, donde se representaban a sí mismos o a animales.

La historia de los íberos comenzó cuando los griegos desplazaron a los tartessos, en el siglo VI a. C. En el siglo IV a. C. se desarrolló el período conocido como ibérico pleno donde toda la grandeza de esta cultura llega a su punto máximo con obras escultóricas majestuosas descubiertas en el siglo XIX: “La gran dama oferente del Cerro de los Santos, “Las Esfinges de Agost” y “La Dama de Elche”.

Durante los siglos III y II a. C., Roma comenzó su proceso de expansión, y en el siglo I a. C., se apoderó de Hispania, que pasó a formar parte, como provincia, del Imperio Romano.

Categorías: Edad Antigua, España