Historia

Inicio Edad Antigua, Roma Tarquinio Colatino

Tarquinio Colatino

Publicado por Pedro

Como sucede en la etapa monárquica de Roma (753 a.C.509 a.C.) , los inicios del período Republicano (509 a.C.27 a.C.) están sembrados de leyendas y hechos de dudosa historicidad en torno a los hombres que propiciaron el cambio político a la República. Uno de los hombres clave en el advenimiento del cambio de régimen fue, junto a Lucio Junio Bruto, Lucio Tarquinio Colatino. Según las informaciones disponibles era hijo de Egerio y estaba emparentado con el rey de Roma de origen etrusco Tarquinio Prisco o también conocido como Tarquinio el Antiguo.

El suicidio de Lucrecia

Estuvo casado con una noble romana llamada Lucrecia, los avatares de la cual están ligados según la tradición al advenimiento de la República.

La tradición explica, en particular el historiador romano Tito Livio (59 a.C.17 d.C.), que durante un banquete en el cual estaban Sexto Tarquinio, hijo del rey Tarquinio el Soberbio, y Lucio Tarquinio Colatino, se discutía acerca de la fidelidad de sus respectivas esposas y de las mujeres en general. En la conversación mantenida parece ser que la mujer de Colatino, Lucrecia, fue escogida como el mejor ejemplo de virtuosismo y fidelidad. Esta noticia pareció obsesionar al hijo del rey, Sexto Tarquinio, que en una visita a la ciudad donde residía Lucrecia, Colacia, se introdujo furtivamente en los aposentos de la esposa de Colatino y mediante amenazas fue violada.

Ante esta situación que era altamente deshonrosa, Lucrecia decidió suicidarse apuñalándose en el pecho delante de su padre, su marido Tarquinio Colatino, y el sobrino del rey Lucio Junio Bruto.

Lucio Junio Bruto, y Tarquinio Colatino, el marido deshonrado, aprovecharon el lamentable suceso para sublevar al pueblo y lanzarlo contra el rey etrusco, sus familiares y seguidores.

Lucio Junio Bruto, reunió a los ciudadanos de la ciudad y con el cuerpo presente de Lucrecia, se dice, les hizo jurar que nunca más habría un rey en Roma y que se hacía necesario expulsar a Tarquinio el Soberbio para siempre y acabar con la institución monárquica.

Para sustituir a la monarquía se crearía una magistratura donde se concentraría el poder ejecutivo. En lugar de la monarquía se instauró un sistema político republicano y el poder pasó a mano de los cónsules.

Esta institución, el consulado, estaría regida por dos hombres, y su duración sería anual. Los primeros en ocupar este cargo fueron en el año 509 a.C., fecha que marca el inicio de la República y el final de la monarquía: Lucio Junio Bruto y Tarquinio Colatino.

Sin embargo, el papel político de Colatino fue efímero puesto que en la ciudad de Roma se había instalado un clima antietrusco y especialmente beligerante contra todos los individuos que de una manera u otra estaban relacionados con la monarquía. Y es posible que existieran serias sospechas de que Colatino, al fin y al cabo un Tarquinio, estuviera manteniendo contactos con la dinastía derrocada. Curiosamente el otro cónsul, Lucio Junio Bruto, pese a ser sobrino del antiguo rey, parecieron no afectarle esta disposiciones contrarias a los etruscos.

Finalmente fue convencido para que abandonara la ciudad y se exiliara. Lucio Tarquinio Colatino aceptó y se retiró con todos su bienes a la ciudad romana ubicada en el Lacio Lavinio.

El puesto vacante fue ocupado por Publio Valerio Publícola.

Queda por ver, puesto que algunos historiadores han desarrollado la teoría, hasta que punto las pretensiones de Lucio Junio Bruto especialmente y de Tarquinio Colatino en última instancia eran la de fundar un nuevo sistema político y no erigirse alguno de ellos como rey de Roma.

Categorías: Edad Antigua, Roma

No hay comentarios para “Tarquinio Colatino”