Historia

Inicio Estados Unidos, Siglo XIX, Siglo XX John D. Rockefeller

John D. Rockefeller

Publicado por Pablo

John D. Rockefeller (1839-1937) fue el líder indiscutible de la industria del petróleo de la segunda mitad del siglo XIX y principios siglo XX, desarrolló novedosos sistemas de gestión empresarial, y contribuyó, aportando ingentes cantidades de dinero, con diversas instituciones filantrópicas.

Rockefeller nació en Richford, Nueva York, y era hijo de William Avery Rockefeller, un distribuidor y repartidor de materiales. En 1853, la familia se trasladó a una granja cercana a Cleveland, Ohio. Allí, combinando la humildad piadosa de su madre y la ambición desmedida de su padre, el joven John buscó sin cesar el gran negocio de su vida.

John D. Rockefeller

Su primera incursión en el mundo de los negocios le convirtió en contable, y se ganó pronto el respeto y la admiración de la comunidad empresarial de Cleveland por su piedad, seriedad y perseverancia. Sus primeros beneficios coincidieron con el auge de un nuevo y prometedor sector económico: el del petróleo. Junto a su hermano William y otros socios, abrió su primera refinería de petróleo en 1863, y dos años más tarde ya dominaba la industria petrolera de la ciudad con su nueva compañía: la Standard Oil Company of Ohio.

Su integración vertical innovadora de pozos de petróleo y de tuberías a los enchufes de la venta al por menor, aseguraron a la empresa un potencial competitivo gigantesco, en un negocio incipiente pero cada vez más consolidado. Su estrategia despiadada en el trato con los competidores fue eliminando progresivamente la competencia, y asegurando a su compañía un monopolio cada vez más indudable.

Pronto, por esta razón, la compañía de Rockefeller se convirtió en el blanco de toda la legislación anti-trust. El Tribunal Supremo de Ohio proscribió su compañía en 1881, lo mismo que el de Nueva Jersey en 1911, por lo que hubo de hacer frente a innovadores técnicas de división accionarial y alianzas entre empresas.

A pesar de contar con una fortuna superior a los novecientos millones de dólares, Rockefeller llevaba una vida sencilla. Montaba en el tren para ir a trabajar a Nueva York, cenaba en su casa, no pertenecía a ningún tipo de club, acudía a la iglesia regularmente, y daba rienda suelta a su afición a la jardinería. En sus últimos años se dedicó muy activamente a la filantropía, ofreciendo su apoyo económico a la YMCA (Young Men Christian Association), a la Anti-Saloon League, a la Iglesia Baptista, a la Universidad de Chicago, a su Instituto Rockefeller para la Investigación Médica, y a muy diversas instituciones educativas.

Felizmente casado con Laura Celestia Spelman, Rockefeller tuvo cuatro hijos que se convirtieron en prominentes miembros de la alta esfera social estadounidense. Sobre todo, son destacables las carreras de John Rockefeller Jr., que se dedicó a manejar la fortuna familiar y las donaciones; Nelson A. Rockefeller, que Gobernador de Nueva York, y Laurence Rockefeller, uno de los banqueros y filántropos más importantes del país.

Categorías: Estados Unidos, Siglo XIX, Siglo XX