Historia

Inicio Francia, Siglo XVI, Siglo XVII Enrique IV de Francia

Enrique IV de Francia

Publicado por Víctor

Enrique IV (1553-1610) fue uno de los más importantes reyes franceses de la Edad Moderna. Su infancia, madurez, acceso al trono y desenlace vital, estuvo marcado profundamente por los enfrentamientos religiosos en Francia, a los que el rey puso fin con habilidad y pragmatismo. Francia, de hecho, se desangraba en una larga confrontación civil como consecuencia de la expansión del calvinismo en su territorio.

250px-henry_iv_of_france_by_pourbous_younger.jpg

Enrique nació en Pau, en el sur de Francia, en 1553, hijo de Antonio de Borbón y Juana de Albret, reina de Navarra. Fue educado como calvinista, pues de hecho los borbones respaldaban ese bando desde el comienzo de las guerras de religión. La temprana muerte de su padre, en 1562, lo convirtió pronto en un joven de influencia, tras heredar de él el ducado de Vendome y de Borbón. La paz de Saint Germain de 1570, que pretendía conseguir la reconciliación entre católicos y protestantes en Francia, establecía su matrimonio con Margarita de Valois, celebrado en 1572 contra la voluntad de ambos cónyuges, matrimonio que, a pesar de durar hasta 1599, no dio herederos al futuro rey Enrique.

La situación en Francia era muy delicada, y el acuerdo alcanzado entre ambos bandos, endeble. La tensión estalló en París contra la influencia de los hugonotes, ahora liderados por Enrique IV, y durante la Noche de San Bartolomé en 1572, la revuelta popular (orquestada desde el bando católico) provocó una masacre entre las poblaciones calvinistas de mayor entidad de Francia, especialmente en la capital. Multitud de nobles calvinistas fueron muertos durante los altercados, aunque Enrique salvó la vida al precio de convertirse al catolicismo y vivir bajo una estrecha vigilancia en la Corte de Carlos IX, hasta que huyó de ella en 1576, para después abjurar del catolicismo y unirse a los protestantes en la Cuarta Guerra de Religión en Francia.

Desde 1574, Enrique III había sucedido a su hermano Carlos IX en el trono de Francia. El heredero del nuevo rey era su hermano menor, Francisco de Alençon, pero la prematura muerte de este en el año 1584 puso directamente en la sucesión a Enrique IV, una vez se extinguiese la vida de Enrique III, que no tenía hijos.

La más que probable sucesión de Enrique IV alteró a los católicos franceses, que liderados por Enrique de Guisa se opusieron fundando la Liga Santa, con el respaldo de Felipe II de España. Esto motivó su expulsión de Francia por Enrique III, y el retorno del de Guisa sobre las armas, respaldado por soldados españoles y Alejandro Farnesio. Fue conocida como la Guerra de los Tres Enriques, entre 1584 y 1588, en la que Enrique de Guisa logró tomar París con el apoyo de la población, expulsando a Enrique III y a Enrique IV. Temerosos ambos del poder de Enrique de Guisa y el respaldo español, convocó el rey los Estados Generales para tender una trampa a Enrique de Guisa, en la que fue asesinado. Poco después, Enrique III caía en un complot católico, siendo también muerto (1589).

Heredaba así el trono francés Enrique IV, en una época de una turbulencia extraordinaria. Los católicos se negaban a reconocerle rey, y los hugonotes lo respaldaban sin ambages. Pero Enrique no podía llegar a París, que estaba en manos de Alejandro Farnesio y cuya población lo rechazaba enérgicamente. Después de muchos esfuerzos infructuosos por recuperar la capital, el rey da un giro maestro y se convierte al catolicismo, tras pronunciar su famosa frase París bien vale una misa. De tal modo, siendo ya católico, era coronado en 1594, aunque la guerra con la Liga Santa no terminó hasta cuatro años después.

A la proclamación del catolicismo como religión del Estado (1598) acompaña el Edicto de Nantes, que reconoce libertad religiosa a los hugonotes, acto que pone fin a las guerras de religión en Francia. En adelante, el rey se centra en fortalecer la figura real y extender la influencia de Francia. También se le reconocen esfuerzos por sanear la hacienda real y mejorar la vida de sus súbditos. Su popularidad, tan dudosa al principio, aumentó considerablemente merced a su hábil administración política.

En 1600 casó en segundas nupcias con María de Medicis, con la que tuvo seis hijos, entre otros el futuro Luis XIII. Había repudiado a Margarita de Valois en 1599, con la que no tuvo descendencia.

La muerte de Enrique IV se produjo en el año 1610, cuando fue abordado en las calles de París por François Revaillac, un católico cuya vida había sido arruinada por los hugonotes, y que apuñaló al rey hasta matarlo, para después ser capturado y cruelmente ajusticiado.

El hijo de Enrique IV, Luis, todavía menor de edad (y hasta 1617) lo sucedió en el trono.

Categorías: Francia, Siglo XVI, Siglo XVII

No hay comentarios para “Enrique IV de Francia”