Historia

Inicio Francia, Siglo XVIII La Batalla del Nilo

La Batalla del Nilo

Publicado por Hilda

Antecedentes

La Revolución Francesa amenazaba expandirse por el resto de Europa, y las temerosas monarquías se unieron en su contra. España se retiró de la lucha, firmando la paz con los franceses, continuando unidas en el enfrentamiento bélico, Austria, Gran Bretaña y Cerdeña. Austria y Cerdeña fueron derrotadas por el ingenio de Napoleón Bonaparte, firmándose el Tratado de Campo Formio. La única potencia que continuaba la lucha contra Francia, llamada “el elefante” por ser portador de un poderoso ejército, era Inglaterra, con gran dominio naval (fue apodada “la ballena”).

La batalla del Nilo

El objetivo expansionista de Napoleón Bonaparte era la conquista de Egipto, para poder desde allí llegar a la India, anexando los territorios en poder de los ingleses, y construir un canal entre el Mediterráneo y el Mar Rojo, por lo que viajaban además de los miembros de las fuerzas militares, especialistas en ciencia y tecnología. Participaban también mujeres y niños.

Hacia Egipto partió Napoleón el día 19 de mayo de 1798. El 9 de junio los franceses llegaron a Alejandría, que cayó bajo su poder el 2 de julio, habiendo ya conquistado la isla de Malta. El día 24, ya habían logrado entrar en El Cairo.

Los ingleses habían recibido noticias de que en algún puerto del Mediterráneo, seguramente Toulon, los franceses, se estaban preparando para alguna invasión, siendo encomendado Horacio Nelson para realizar un reconocimiento de la zona. Hacia allí partió el día 9 de mayo. El día 22, la escuadra británica quedó a merced de una tempestad en las cercanías del golfo de Lyon. Una parte de la flota pudo avisar del contratiempo, y del bloqueo de Cádiz se envió refuerzos al mando del capitán Hardy. El día 8 de junio nuevos refuerzos llegaron, y los ingleses pudieron contar con 14 navíos, pero no podían localizar a los franceses, llegándoles noticias de que se dirigían hacia Egipto.

El encuentro

Los ingleses avistaron a los franceses que habían anclado en la Bahía de Aboukir, sobre la costa egipcia mediterránea, de allí que también se conozca este combate como batalla de Aboukir. Los ingleses, contra todas las previsiones francesas, que no esperaban ser atacados mientras permanecieran en aguas poco profundas, sobre todo por el frente, por el peligro de encallar y por las baterías que se habían dispuesto para la defensa, fueron sorprendidos por los británicos, que arremetieron contra ellos divididos en dos frentes.

Era el atardecer del día 1 de agosto de 1798, a las 17.30 hs. y la batalla se prolongó hasta el día siguiente. Fueron sus protagonistas, la Armada Real inglesa, con 14 naves, por una parte, a cargo de Horacio Nelson, y la flota francesa a cargo del vice-almirante François-Paul Brueys D’Aigalliers, al mando de 17 naves

El Oriente, buque insignia de los franceses, recibió múltiples ataques. Por parte del HMS Bellerophon, el Alexander y el Swiftsure, siendo destruido por el fuego al anochecer. Poco después las llamas se expandieron alcanzando a la Santa Bárbara.
Sólo dos buques de toda la línea francesa, el Généreux y el Guilleaume Tell, junto con dos fragatas, la Diana y la Justice, pudieron escapar del desastre. El buque Timoleon y la fragata Artemise se quemaron, la fragata Serieuse y el Hercule fueron hundidas, mientras que otras naves cayeron en manos inglesas. El vice-almirante François-Paul Brueys D’Aigalliers, falleció en el combate junto a aproximadamente 1.700 franceses. Otros 3.000 fueron hechos prisioneros, mientras los ingleses solo lamentaron algo más de dos centenas de vidas. Los dueños del Mediterráneo eran los ingleses que formarían contra Francia una Segunda Coalición, en 1799.

Categorías: Francia, Siglo XVIII

No hay comentarios para “La Batalla del Nilo”