Historia

Inicio España, Italia, Siglo XIX, Siglo XIX Amadeo I de Saboya

Amadeo I de Saboya

Publicado por Víctor

Amadeo de Saboya (30 de mayo de 1845-18 de enero de 1890) fue el hijo segundo de Víctor Manuel II de Saboya, rey de Italia, y María Adelaida de Habsburgo-Lorena. Su hermano Humberto fue el heredero de la corona italiana, por lo que Amadeo quedó como duque de Aosta, entre otros cargos como militar del reino italiano. Casó en primeras nupcias con María Victoria del Pozzo, princesa saboyana (hasta 1876), y más tarde con su sobrina Leticia Bonaparte (en 1888). Célebre en España por haber sido el primer rey democrático del país, entre los años 1870-1873.

Amadeo de Saboya

Amadeo nació en Turín en 1845. Era heredero de la cultura romántica y nacionalista de la Italia de mediados de siglo, y al mismo tiempo de una dinastía antigua que se remontaba al siglo XV como ducado. Tuvo una educación marcial encomendada a Giuseppe Rossi junto a su hermano Humberto, y merced a sus estudios de derecho se familiarizó con los principios de las monarquías constitucionales.

Muy joven, fue herido en combate en la batalla de Custoza, en 1866, cuando luchaba contra los austríacos a las órdenes del general La Marmora. Víctor Manuel II se enfrentaba entonces, aliado a los prusianos, al Imperio Austríaco, con la intención de incorporar el Véneto al nuevo reino italiano (al que todavía faltaba de anexionar Roma y Cerdeña, además del Véneto). El ejército italiano protagonizó una desastrosa guerra frente a los austríacos de la cual salieron airosos solamente
gracias a los éxitos del general prusiano von Moltke en el norte.

Habiendo sido nombrado jefe de caballería de Verona en 1866, tras la paz de Viena, llegó a ostentar el título de comandante de la flota italiana en 1868 (tenía 23 años). Por aquél entonces, la situación era caótica en España. La revolución de 1868 (la Gloriosa) había dado paso a un gobierno constitucional que había promulgado una Constitución democrática (la Constitución de 1869) y monárquica, que no encontraba el candidato idóneo para el trono español. El general Prim, encargado de escoger al candidato, había desechado la opción prusiana debido a la crisis suscitada con Francia (que provocó la guerra Franco-Prusiana), y no quería oír ni hablar de una nueva candidatura borbónica. La monarquía italiana, joven y prestigiosa entre los revolucionarios por su orientación liberal, levantaba simpatías, y la opinión de las grandes potencias no se oponía al establecimiento de un Saboya en España.

Amadeo era un hombre de mundo que había estado en Escandinavia, Portugal, París, Egipto y también en España. Algunos años antes de su elección como rey, Prim se había entrevistado con él, adquiriendo una opinión favorable sobre su persona. Se mantenían dudas, no obstante, dado que el duque de Aosta no tenía herederos, y esa era un punto en su contra. Pero en 1869 nació el príncipe Víctor Manuel, por lo que aumentaron sus posibilidades, que se hicieron firmes al ser elegido por las Cortes en 1870, por mayoría absoluta, como rey de España.

La llegada de Amadeo a España se produjo en un ambiente de profunda crisis. La revolución había inflamado los deseos independentistas en Cuba y Puerto Rico, y se desarrollaba allí una dura contienda que las finanzas españolas no podían afrontar. La aristocracia y el clero no le tenían en estima, y se cebaban en su persona con demasiada frecuencia. En sus años como rey, Amadeo demostró, no obstante, rectitud de conducta, se mantuvo alejado de las intrigas y cumplió en todo momento con sus deberes, algo por lo que era apreciado entre el pueblo llano, que no obstante le recriminaba su poco conocimiento del castellano. En un primer momento el rey se mostró optimista, deseando enderezar una situación muy difícil. Pero pronto los conflictos se multiplicaron.

La llegada de las ideas de la Internacional fomentó el anarquismo y el republicanismo entre las clases obreras, un poderoso factor de inestabilidad social. Unido a ello, los carlistas, cuyo candidato al trono había llegado a España, se alzaron provocando la tercera guerra carlista. Amadeo había perdido su mayor valedor al principio de su reinado, Prim, herido y muerto en un atentado en Madrid (30 de diciembre de 1870). El gobierno de coalición de los liberales se rompió y el rey se encontró sin apoyos en un país sumido en el caos. Él y su esposa sobrevivieron a un atentado poco antes de su abdicación, que se produjo el día 11 de febrero de 1873, partiendo al día siguiente hacia Portugal, y dejando en España una República proclamada con su partida.

El duque regresó a Turín después de su renuncia, donde falleció su primera esposa y contrajo nuevas nupcias. Tuvo tres hijos de su primer matrimonio: Manuel Filiberto, Víctor Manuel y Luis, y otro más del segundo, Umberto.

Permaneció en Turín hasta su muerte en 1890.

Categorías: España, Italia, Siglo XIX, Siglo XIX

No hay comentarios para “Amadeo I de Saboya”