Historia

Inicio México, Siglo XIV La sociedad azteca

La sociedad azteca

Publicado por Helena

La creencia de los aztecas argumenta que cuatro veces el mundo se creó y destruyó, siendo la quinta vez la definitiva y en la cual la tierra fue separada del cielo por los dioses.

Más tarde y cuando ya estaba hecho el mundo, el dios Quetzalcóatl creó a los hombres y también a las plantas para que nos sirvan de alimento.

Este dios era de los dioses más poderosos de los aztecas y se representaba con la forma de una serpiente emplumada, que consigue su forma gracias a ser devorada por un águila. El águila y la serpiente forman parte de la simbología sagrada de México, desde siempre, puesto que formaban parte de la leyenda del pueblo azteca mucho antes de su creación, y a día de hoy, esta imagen aparece como el símbolo oficial del país de México.

000663047.jpg

El pueblo azteca tenía numerosos dioses. Había un dios para cada cuestión: así, Coatlicue, era la diosa de la guerra, Xochipilli, el dios del amor, las flores y la fertilidad, o Tlaloc el dios de las lluvias.

Para los aztecas no hay reencarnación, sino que vivimos una sola vida, la cual está llena de sufrimientos y de alegrías. Es por esto, por lo que la única forma de permanecer una vez fallecido es a través de la fama, del recuerdo de los otros.

Un aspecto a destacar de la sociedad azteca es su medicina. A través de los elementos de la naturaleza fueron capaces de sanar fracturas y hasta realizar prácticas odontólogicas removiendo dientes, entre otras. Un factor importante para lograr estos avances, además del arduo análisis de las plantas y minerales para observar sus propiedades, eran los sacrificios y ritos que realizaban, que les daban la posibilidad de estudiar a fondo, literalmente, el cuerpo humano.

También fue un pueblo muy versado en conocimientos sobre el cosmos. Gracias a sus observaciones determinaron con gran precisión las revoluciones del sol, de la luna, de Venus, e incluso podríamos aventurarnos a decir que de Marte. Agruparon las estrellas en diversas constelaciones, y conocieron incluso la existencia de cometas.
Además, y gracias a esta observación exhaustiva del cielo, fueron capaces de predecir las heladas o los huracanes.

Por lo que se refiere a la cultura, decir que los aztecas destacaron en todas las artes;
En joyería los orfebres fueron capaces, gracias a que sabían mucho de física, de por ejemplo, fundir oro con plata. Fabricaban numerosos tipos de figuras, collares, aros, pulseras, etc.

También los aztecas se destacaron en la escultura, pequeñas y de gran porte, plasmando en ellas tanto temas religiosos como representativos de la naturaleza. En general para su creación se utilizaban maderas o piedras, y en menor medida pequeñas piedras preciosas.

La ley de los aztecas era muy dura. La pena variaba por dos factores: el delito que se había cometido y quién era su autor, siendo mayor el castigo en caso de tratarse de gente importante.

La pena de muerte estaba instaurada, cuando se cometía asesinato, incesto, aborto, violación, adulterio, y traición, entre otros.

Incluso la borrachera se consideraba una infracción grave. El castigo dependía de si era la primera vez que se cometía este delito y de la importancia de la persona, pudiendo ser el rapado del pelo lo más leve y pudiendo llegar hasta la pena de muerte.

El emperador azteca era el más poderoso de la sociedad, teniendo decisión por sobre todo, incluyendo las personas. Éste encontraba su principal apoyo en los sacerdotes y guerreros, lo cual hizo posible que creara un imperio de amplio poder aunque totalmente aislado desde el punto de vista político.

Como en casi todas las civilizaciones antiguas, apenas existía clase media, dividiéndose la población en nobles y en el resto, que estaba conformado por agricultores, artesanos servidores públicos, comerciantes y esclavos.

Categorías: México, Siglo XIV

No hay comentarios para “La sociedad azteca”