Historia

Inicio México, Siglo XX Vicente Fox

Vicente Fox

Publicado por Verónica

El ex presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Vicente Fox Quesada, nació en la Ciudad de México, el 2 de julio de 1942. Fue el segundo de los nueve hijos de José Luis Fox y Mercedes Quesada. Su padre era agricultor, por lo que desde su infancia vivió en el Rancho San Cristóbal, cercano a San Francisco del Rincón, Guanajuato.

fox.jpg

Vicente Fox estudió en diversos colegios católicos lasallistas del estado y realizó una licenciatura en administración de empresas en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. En 1965 comienza a trabajar para la empresa refresquera Coca-Cola, supervisando rutas comerciales, en cinco años llegó a ser director nacional de operaciones de dicha empresa y, un año después, director de mercadotecnia.

Tras once años de ejercicio, es nombrado presidente de la división latinoamericana de la empresa. En 1972, se casa con su primera esposa, Lilian de la con quien adoptaría cuatro hijos. Tras estudiar un diplomado en alta gerencia en Harvard, abandona su cargo en Coca Cola y volvió a Guanajuato donde se hizo cargo de sus empresas en el ramo agrícola e industrial. También fue consejero de la Cámara México-Americana de Comercio.

A mediados de los años ochenta comienzan sus actividades en el terreno público, siendo miembro de diferentes sociedades civiles y patronatos. En marzo de 1988 se afilia al Partido Acción Nacional (PAN) obteniendo ese mismo año una diputación federal, coordinando las comisiones agropecuarias de esa legislatura federal.

Ya en 1991, busca la gubernatura de Guanajuato no lográndola hasta la elecciones estatales de 1995. Ese año se integra al Grupo San Ángel. Desde 1997, Vicente Fox busca ser el candidato de su partido para la Presidencia de la República mexicana.

En 1999, se convierte en el candidato de la llamada Alianza para el Cambio conformada por los partidos de acción nacional y verde ecologista de México (PAN-PVEM) ganando las elecciones del año 2000.

Vicente Fox vivió envuelto en la polémica desde el inicio de su campaña para la presidencia, con acusaciones de que esta fue subsidiada por empresarios extranjeros e incluso con dinero ilegal mediante el allego de recursos a través de “Amigos de Fox”.

Su mismo triunfo en las elecciones levantó inconformidad al saberse que había ganado con un 42.5 % de los votos, pese a que legalmente la ley electoral le concedía el triunfo, ponía de manifiesto la oposición a su ejercicio como presidente de más de la mitad de los votantes.

Muchos analistas ven en el triunfo de Fox más un deseo de cambio de gobierno por parte de la población, que verdadera confianza en cuanto a sus capacidades para gobernar. Su discurso político iba en esa línea: se mostraba como un hombre de campo, directo y dicharachero, que hablaba el lenguaje de los menos favorecidos, siendo esta la estrategia que le trajo los votos de muchos ciudadanos, hartos del régimen del PRI, que había gobernado al país por 70 años.

Vicente Fox subió al poder sin contar con la mayoría absoluta en las cámaras: los partidos opositores habían ganando la mayoría de los cargos para diputados y senadores. Vicente Fox comenzó su mandato con la propuesta de tres reformas: la fiscal, la laboral y la energética.

Sus reformas proponían gravar con IVA los alimentos, medicinas, colegiaturas, libros y revistas. Esta reforma fue muy impopular y fue rechazada en ambas cámaras. Al año de su mandato, Vicente Fox contrajo matrimonio con su asistente y vocera, Marta Sahagún Jiménez.

Ese mismo año promueve la construcción de un nuevo aeropuerto para lo que emite un decreto de expropiación de tierras en terrenos de Texcoco, lo que provoca el levantamiento de San Salvador Atenco, en el que los campesinos afectados por la expropiación rechazaban la expropiación. Ante la presión de la opinión pública y el crecimiento del descontento, Fox tuvo que dar marcha atrás, cancelando el proyecto en agosto de 2002.

En 2005 volverá a estar en la polémica, al enfrentarse al jefe de gobierno de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, miembro del partido opositor más fuerte del foxismo, el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Al intentar desaforarlo, Vicente Fox, de nuevo, no tuvo el apoyo popular.

En política interior, tuvo notables tropiezos, como el hecho de haber prometido durante su campaña solucionar el problema del levantamiento de Chiapas en menos de veinte minutos. Su periódo presidencial terminó sin solución para ese conflicto.

Su política exterior tampoco fue exitosa, pues mientras buscaba el apoyo del gobierno de George W. Bush en temas de migración y economía, votaba en contra de la guerra en Irak en el pleno de la ONU.

Tuvo abiertas confrontaciones con presidentes latinoamericanos como Fidel Castro de Cuba y Hugo Chávez de Venezuela, que junto con otros países miembros del MERCOSUR, consideraban a Fox una suerte de representante menor de George Bush. Su apoyo al ALCA y sus acusaciones a otros países lo hicieron tremendamente impopular en Latinoamérica.

Fox provocó una serie de rupturas y distanciamientos con diferentes países, provocando diversos incidentes diplomáticos. Bajo su gobierno, se rompieron relaciones con Venezuela, Cuba y se debilitaron con Brasil y Ecuador al exigirse a sus ciudadanos visa para visitar México.

Tras finalizar su polémico mandato en 2006, mismo que comenzó siendo una esperanza para muchos de sus votantes y terminó convirtiéndose en decepcionante para buena parte de sus seguidores y envuelto en numerosos escándalos relacionados con acusaciones de enriquecimiento ilícito, Vicente Fox se retiró a administrar sus negocios particulares en el Rancho San Cristóbal, en donde mandó construir una réplica de las habitaciones y oficina que ocupó en la residencia oficial de Los Pinos.

Categorías: México, Siglo XX

Un comentario para “Vicente Fox”


  • La historia de bronce es la que a echo decaer a la gente del pais, se menos parcial pues siendo un actor importante no amerita que solo se escriba lo bueno de él. Solo escribiendo la verdad dejara de creser gene robotisada y agena a su libre expreción.