Historia

Inicio Perú, Siglo XVI Francisco de Toledo

Francisco de Toledo

Publicado por Hilda


Francisco de Toledo nació en el municipio español de Oropesa, en la provincia de Toledo, el 15 de julio de 1515. Pertenecía a una familia de alcurnia, ya que era descendiente del rey de Castilla, Alfonso XI, y su padre era el tercer conde de Oropesa. Fue virrey de Perú desde el 30 de noviembre de 1569, nombrado por Felipe II, habiéndose desempeñado anteriormente como mayordomo de la Corte; siendo sucesor del cuarto virrey, Lope García de Castro.

Francisco de Toledo, de carácter firme, austero, y dotado de un gran don de liderazgo, se destacó por ser un reconcido organizador del territorio a su cargo, el que estudió en cuanto a su composición de recursos natrales y humanos. Mantuvo la organización de los incas y el sistema de mita, que le proporcionaba a la Corona ingresos altos sin grandes costos de mano de obra, aunque remuneró el trabajo de los nativos, pero aumentando significativamente los ingresos reales, procedentes de las minas de plata; y puso límite al poder de los encomenderos, en beneficio del poder real, al que quedaron subordinados. Procuró agrupar a los aborígenes en pueblos (reducciones) y trató de evangelizarlos. Se realizó en Cuzco un empadronamiento de los nativos. Junto al alcalde, puso a un aborigen como alguacil, encargado de resolver los litigios menores.

Sus normas fueron conocidas como las reformas de Toledo y ellas ordenaban toda la vida pública, e incluso la privada, de la población.

Se fundaron ciudades, entre las cuales podemos mencionar Tarija, Oropeza, Cochabamba y Córdoba de la Nueva Andalucía. Creo la Armada del Mar del Sur, ante la amenaza del corsario inglés, Francis Drake. Construyó diques, hospitales y escuelas. Creó en Potosí, la Casa de la Moneda.

Las sublevaciones aborígenes eran frecuentes y por una de ellas, en 1571, ordenó la ejecución de Tupac Amaru, destruyendo la ciudad de Vilcabamba.

Se instaló en 1569 el tribunal de la Inquisición en Lima; y exigió a los sacerdotes total obediencia a las disposiciones contenidas en el Concilio de Trento.

Se perpetuó en la historia por sus notables medidas, como el “Solón virreinal” por su comparación con el político y estadista ateniense, lo que da una idea de la magnitud de su obra.
Sin embargo, fue su administración duramente cuestionada acusándolo de defraudar los intereses de la Corona, por cuentas irregulares. Fue removido de su cargo el 1 de mayo de 1581, y debió regresar a España, donde falleció el 21 de abril de 1582.

Categorías: Perú, Siglo XVI