Historia

Inicio Rusia, Siglo XX ¿Quiénes eran los bolcheviques?

¿Quiénes eran los bolcheviques?

Publicado por Hilda


La palabra bolcheviche es rusa, y proviene de “bolshevik, que significa “mayoría”. Los bolcheviques tomaron el poder en Rusia en el año 1917, tras la Revolución Rusa, que les quitó a los zares su mando despótico.

El descontento del pueblo contra los zares era evidente y en 1870 los exiliados Plejánov y Axelrod fundaron en Suiza el primer grupo marxista lejos de su patria. En 1898 con esa inspiración, surgió un partido político que se llamó Socialdemócrata del Trabajo que tuvo figuras descollantes que pronto entrarían en pugna: Lenín (1870-1924) cuyo nombre verdadero era Vladimir Ilich Uliánov; Trotski (1879-1940) de nombre real, Liev Davídovich Bronstein y Stalin (1879-1953) inscripto como Yósif Vissariónovich Dzhugashvili. En 1903 este partido acusó las diferencias entre estos miembros citados y otros entre los cuales destacaron Pável Axelrod (1850-1928) y Yuli Mártov (1873-1923) dividiéndose en el de los bolcheviques o mayoritarios, comandados por Lenín, con ideas marxistas extremas, que aspiraban lograr la dictadura del proletariado para arribar al socialismo y los últimos nombrados (Axelrod y Mártov) reformistas o mencheviques menos radicales.

Los bolcheviques

Los bolcheviques llegaron al poder ruso en octubre de 1917, estallando una cruenta guerra civil. Lenín quitó toda participación a los adversarios políticos, permitiendo un único partido, el bolchevique. Stalin continuó su obra en 1924 cuando Lenín murió. Concentró el poder en una burocracia y el Estado se convirtió en un empresario privado. La lucha contra los adversarios también se extendió a purgar a los que pensaban diferente dentro del propio partido bolchevique, dentro del cual una de las víctimas fue Trotski, que debió exiliarse y luego fue asesinado.

El historiador polaco trotskista Isaías Deutscher en su libro “La revolución inconclusa” (1967) criticó el gobierno de Stalin al que acusó de personalista, de omnipresencia policial y de otorgar privilegios flagrantes, justificando sin embargo el unipartidismo como el único modo que tuvieron de asegurar su supervivencia. Considera este autor que la revolución rusa fue tan irracional como las otras revoluciones burguesas, describiendo a Stalin como el descendiente del jacobino francés Robespierre y del líder despótico inglés Oliver Cromwell, aunque lo consideró mucho más cruel pues gobernó por un tiempo más prolongado.

Categorías: Rusia, Siglo XX