Historia

Inicio Colombia, Siglo XIX Batalla del Pantano de Vargas

Batalla del Pantano de Vargas

Publicado por Hilda

Simón Bolívar partió el 19 de diciembre de 1815 con destino a Haití, ante el fracaso de la revolución, donde pudo con la ayuda presidencial preparar las fuerzas necesarias para reconquistar el territorio de Nueva Granada, que se hallaba nuevamente en manos españolas, ya que el general Morillos había logrado sitiar Cartagena, apoderarse de ella, y en noviembre de 1816 ingresó en Bogotá.

Batalla del Pantano de Vargas

En Tame, en el departamento de Arauco, se organizó el ejército bajo el mando del general Francisco de Paula Santander, con la colaboración de Fray Ignacio Marino, cura revolucionario, logrando reunir algo más de 2.000 hombres que se unieron al ejército venezolano de Bolívar, el 11 de junio de 1819, para dirigirse por un camino difícil hacia la liberación, que según Simón Bolívar lo expresara en su proclama del 15 de agosto de 1818, no demandaría plazo mayor, a un año.

La vanguardia quedó a cargo del general Santander, la retaguardia, donde se combinaba la infantería y la caballería, estuvo al mando del general Anzoategui, mientras el Coronel Bartolomé Salom, comandaba el Cuerpo de Artillería.

Bordeando la cordillera, el ejército patriota arribó a Paya, por el camino de Labranza Grande, pero allí debió enfrentarse con los españoles logrando tomar su fuerte, pero Bolívar comprendió que siguiendo por ese camino hallaría más oposición realista, por lo que modificó el itinerario, tomando por un camino mucho mas dificultoso, que consistía en atravesar el páramo de Pisba, terreno de peñascos y barrancos. La hazaña costó la vida de muchos hombres y de todos los caballos. El frío, la lluvia y la altura vertiginosa, se encargaron de diezmarlos.

El 5 de julio arribó la vanguardia a Socha, del otro lado del Pantano, la retaguardia llegó al día siguiente. Pronto, con la ayuda de los lugareños, recobraron su organización y efectivos, que llegaron a ascender a 2.600 hombres, y dominaron la zona del valle del río Sogamoso. Cuando las fuerzas bolivarianas transitaban por el camino del salitre de Paipa, los realistas, al mando de José María Barreiro, apostados al este del Pantano de Vargas, realizaron un ataque, a las once de la mañana del día 25 de julio de 1819. Sería la Batalla del Pantano de Vargas.

En esa oportunidad, el genio estratégico de Bolívar, planeó realizar un ataque por etapas, no comprometiendo a todas sus fuerzas, sino que unas pocas enfrentarían a los realistas, mientras la caballería, los llaneros y la legión británica, aguardaban la oportunidad de intervenir.

La acción llevaba un par de horas de iniciada, cuando los patriotas vieron su ala izquierda comprometida, pero pusieron coraje y valor para reconquistar el terreno perdido. Los españoles, viendo que la batalla estaba prácticamente ganada y arremetieron con todas sus fuerzas, y ese fue el momento en que Bolívar llevó al campo de batalla el grueso de su ejército que aguardaba el momento oportuno de actuar, en un puesto de observación destinado al efecto.

Los primeros en tomar participación en el combate fueron los hombres de James Roocke, que comandaba la legión británica. Al rato lo hacía el coronel Juan José Rondón con sus llaneros, que con sus lanzas infringieron un duro golpe al enemigo. La orden que le había dado Bolívar a Rondón de “Coronel, salve usted a la patria”, fue cumplida con creces, ya que el enemigo decidió retroceder hacia Paipa, y a Molinos de Bonza.

En la batalla del Puente Boyacá se completaría la independencia de Nueva Granada, pero esta batalla fue decisiva para librar la gran victoria final, y entrar triunfantes en Bogotá. Debieron lamentarse alrededor de doscientos muertos, entre los que se halló James Roocke, entre las fuerzas bolivarianas, mientras las bajas españolas ascendieron a quinientas.

Categorías: Colombia, Siglo XIX