Historia

Inicio Francia, Siglo XIX Napoleón III

Napoleón III

Publicado por Hilda

Fue el tercer hijo de la matrimonio formado por Luis Napoleón Bonaparte, Príncipe de Francia y rey de Holanda, hermano de Napoleón Bonaparte, y de Hortensia de Beauharnais, que era a su vez, hija del primer matrimonio, de quien luego fuera esposa de Napoleón, la emperatriz Josefina de Beauharnais.

Napoleón III

Su nombre completo era Carlos Luis Napoleón Bonaparte, y nació en París, el 20 de abril de 1808, siendo heredero al trono francés, en grado posterior a sus dos hermanos mayores, y siempre que su tío no tuviera herederos.

Según la prelación establecida por Napoleón I la línea sucesoria, era en primer lugar sus descendientes directos y luego sus hermanos y los hijos de éstos.

El primogénito de sus hermanos, Napoleón Carlos, ya había muerto hacía un año, contando tan solo con cuatro años, al nacimiento de Carlos Luis Napoleón. El segundo hermano, Napoleón Luis, fue designado Príncipe de Holanda y coronado rey bajo el nombre de Lodewijk II, ante la abdicación de su padre, el 1 de julio de 1810, por haberse negado a colaborar con su hermano Napoleón en la aportación de tropas holandesas para el ejército francés. Una semana más tarde Holanda era invadida por las fuerzas de Napoleón Bonaparte, y Holanda era anexada al estado francés.
Ese mismo año, 1810, Luis Napoleón y Hortensia se separaron.

Desde el 20 de marzo de 1811 la dinastía Bonaparte contaba con un nuevo heredero para suceder a Napoleón I, el hijo de éste, nacido de su matrimonio con la emperatriz María Luisa.

La derrota de Napoleón I, le obligó a éste a exiliarse en la isla de Elba, el 20 de abril de 1814. El hijo de Napoleón y su madre, se trasladaron a Viena. Entre el 20 de marzo de 1815 y el 28 de junio del mismo año, Napoleón logró retornar al gobierno francés por Cien Días, al término de los cuales abdicó a favor de su hijo, Emperador de Francia como Napoleón II.

El 8 de Julio de 1815 los borbones retornaron al trono francés con el reinado de Luis XVIII.

El 1 de enero de 1816 los borbones condenaron por ley a toda la familia Bonaparte al exilio, y Carlos Luis con su madre y su hermano Napoleón Luis, se refugió en Alemania, Italia y luego en Suiza.

El último rey borbón, Carlos X, en 1830 debió abdicar por una revolución liberal, pero Napoleón II ya estaba gravemente enfermo de tuberculosis, falleciendo dos años más tarde. El trono francés pasó a Luis Felipe.

Napoleón Luis, el hermano de Carlos Luis Napoleón, falleció en el año 1831, mientras luchaba junto a él en la insurrección de los romanos contra el Papa. En 1834, Carlos Luis, fue ascendido a capitán de artillería del ejército suizo, donde colaboraba como voluntario desde 1830. En 1836, intentó realizar un golpe de estado contra Luis Felipe, en Estrasburgo, pero fracasó.

En 1839 publicó un folleto en el que analizó el gobierno de su tío titulándolo “las ideas napoleónicas” manifestándose a favor de lograr libertades en base a un gobierno fuerte.

En 1840 fue tomado prisionero por los franceses, tras un segundo intento de golpe de estado, en Boulogne, padeciendo la prisión en la fortaleza de Ham, de donde huyó gracias a una treta, que consistió en intercambiar sus ropas con las de un carpintero que trabajaba en la prisión, radicándose en Gran Bretaña.

En 1844, publicó “La extinción del pauperismo” en el que afirmaba la necesidad de la intervención estatal en la economía para redistribuir los ingresos en favor de los más pobres.

Cuando se produjo la Revolución de 1848, contra la monarquía constitucional de Luis Felipe, se instaló como gobierno en Francia la Segunda República, que le permitió volver a su patria, representando por elección popular a cuatro departamentos en la Asamblea.

La Segunda República promulgó su constitución, el 4 de noviembre de 1848, y de acuerdo a ella se convocaron mediante sufragio universal masculino, elecciones presidenciales por el término de cuatro años, sin reelección. El ganador indiscutible, por representar la esperanza de orden y progreso, junto a las ideas liberales de la Revolución Francesa, fue Carlos Luis Napoleón, con el 75 % de los sufragios.

Su gobierno debió sufrir el enfrentamiento con la Asamblea, donde la mayoría de los miembros electos en 1849 pertenecían a los conservadores monárquicos. Defensora a ultranza de la iglesia se votaron disposiciones a este respecto como el envío de tropas a Roma, para apoyar al Papa, ante una manifestación en su contra, la enseñanza religiosa en los colegios, culminando en 1850 con la sanción de una norma legal que establecía el sufragio censitario o restringido, dando por tierra con el gran logro del sufragio universal masculino.

La creciente oposición entre el Poder Ejecutivo y la Asamblea, culminó en un auto-golpe de estado realizado por el propio presidente, el 2 de diciembre de 1851, en orden a lograr la restauración del sufragio universal. Por un plebiscito obtuvo el apoyo del pueblo francés lo que reforzó su autoridad, logrando la sanción de una nueva Constitución, el 14 de enero de 1852, donde el cargo de presidente se extendió a 10 años, siendo reelegible. Mientras, el Poder Legislativo, disminuyó sus atribuciones fraccionándose en tres cámaras.

Para completar su poder absoluto, convocó a un nuevo plebiscito que le fue positivo, estableciéndose un imperio en el territorio francés a partir del 2 de diciembre de 1852.

Gobernó en un período próspero, y en relativa paz, solo interrumpida en una guerra contra Rusia, junto a Gran Bretaña, en 1852. Entre 1854 y 1856 participó en la guerra de Crimea, y otra contra Austria en 1859. El autoritarismo no se notaba, en parte por el acallamiento de la prensa mediante censura.

En 1856, se convirtió en padre de Napoleón Eugenio Luis Juan José, fruto de su unión con una noble española, conservadora, y religiosa, Eugenia de Montijo.

En 1859, apartándose de su lineamiento con el catolicismo, apoyó la unificación italiana, oponiéndose a la autoridad temporal del Papa.

A partir de 1860 comenzó una política expansionista hacia Asia, obligando a China en 1860 a comerciar con Francia, estableciendo colonias en Indochina y ocupando Camboya (1863). El 5 de mayo de 1862, usando como excusa una deuda contraída por México, trataron los franceses de convertirla en colonia, pero son vencidos por los mexicanos, que luego obtendrán el apoyo de Estados Unidos.

La política de Napoleón III ante sus fracasos exteriores y la crisis económica se volvió más liberal, otorgándoles a las Cámaras derecho de iniciativa y de control presupuestario. El derecho de asociación y de huelga fue establecido en el año 1864, y la supresión de la censura se logró en 1867. A partir de entonces gobernó con una mezcla entre autoritarismo, populismo y oportunismo. En 1869, una reforma constitucional, fortaleció al Parlamento. Adoptó el sistema del libre cambio, impulsando las industrias, favoreciendo a las empresas comerciales y financieras, remodeló París y construyó una red ferroviaria.

En 1861 el trono de Prusia fue ocupado por Guillermo I que designó como ministro a Otto Von Bismarck, que se propuso lograr a sangre y a hierro la unidad alemana, sustituyendo a Austria en el poder alemán, imponiendo a Francia en 1865, su neutralidad en este conflicto, comprometiéndose a recuperar Venecia en poder de Austria, para devolverla a Italia.

Un conflicto diplomático inició las hostilidades entre Prusia y Francia en 1870, desembocando en la guerra franco-prusiana, que terminó con Francia arruinada. El 2 de septiembre de 1870, tras la Batalla de Sedán, Napoleón III fue apresado, constituyéndose dos días más tarde la Tercera República.

Exiliado a Inglaterra, falleció en Chislehurst, en el condado de Kent, el 9 de enero de 1873.

Categorías: Francia, Siglo XIX

No hay comentarios para “Napoleón III”