Historia

Inicio México Hernán Cortés (I)

Hernán Cortés (I)

Publicado por Helena

Hernán Cortés Pizarro, nació en Medellín, Extremadura en el año 1485. Hijo de unos hidalgos extremeños, tuvo desde muy joven inclinaciones a la vida aventurera. Dada la posición económica de sus padres, con tan solo catorce años fue enviado a Salamanca para que se instruyese y tras un corto período de tiempo, enseguida su afán por conocer mundo le llevó a trasladarse a tierras americanas, y en el año1504, tras varios intentos fallidos, zarpa a la isla de La Española, donde se instaló para trabajar como funcionario de la Corona de España.

cortes.jpg

Esto no sació su sed de aventuras, y tras pasar unos años de vida tranquila, en 1511 se embarca en una nueva aventura, participando en la expedición de conquista de la isla de Cuba, obteniendo por ello propiedades, esclavos y una alcaldía a su nombre en la localidad de Santiago de Cuba.
Sin embargo, las cosas dejarían de funcionar tan bien para el joven Cortés puesto que fue acusado de conspirar contra Diego Velázquez que era el gobernador de Cuba, y que demostrando quizás una excesiva prevención, encarceló a Cortés. Más adelante se reconciliaron pero la relación nunca volvió a ser lo que era y aunque siguieron juntos, siempre pesaría sobre ellos la sombra de la desconfianza.

Tras la reconciliación en el año 1518, el gobernador Velázquez lo puso al mando de una nueva expedición a la península del Yucatán y parte del Puerto de Santiago de Cuba el 18 de noviembre de 1518. La expedición estaba compuesta de 11 naves con 518 infantes, 16 jinetes, 13 escopeteros, 32 ballesteros, 110 marineros y 200 auxiliares de tropa entre los que se encontraban indios y negros de la isla de Cuba.
Las grandes proporciones de esta tropa vinieron dadas por las dotes de persuasión de Cortés que unidas a su gran elocuencia hicieron que agrupara en torno a esa expedición a mucha gente.

Una vez en tierra los españoles se hicieron pronto con el poder, sometiendo a los mayas de la zona de Tabasco quienes se plegaron enseguida a sus deseos, y para evitarse problemas, les ofrecieron ricos presentes entre los que se encontraban 20 mujeres, una de las cuales era la Malinche futura intérprete y amante del conquistador.

Viendo que la suerte le sonreía Cortés fundo la ciudad de Veracruz haciéndose investir Capitán General; esto fue un acto de clara subordinación y deslealtad para con Diego Velázquez quien nada pudo hacer para impedir que Cortés y sus hombre decidieran adentrarse en el Imperio Azteca, con la intención de conquistar su capital, Tenochtitlán.

Al llegar a Tecnochtitlán fueron acogidos como si fueran dioses: los aztecas interpretaron que eran la reencarnación misma del dios Quetzacoaltl, y en un principio no tuvieron excesivos problemas. Sin embargo tras comprobar la existencia del recelo de los indígenas, los españoles tuvieron que tomar otras medidas. Hernán Cortés volviendo a demostrar su gran actitud para la conquista, tomó como rehén a Moctezuma, que era el soberano azteca y le obligó a reconocer la soberanía del rey de España.

Pensando que ya todo estaba “amarrado” abandonaron la capital azteca poniendo rumbo a Cuba, de donde se tuvieron que ir precipitadamente para regresar a Tecnochitlan el 24 de junio de 1520, y enfrentarse al emperador Cuauhtémoc, que había tomado el poder.
Entonces Cortés intentó varias estrategias militares; así en primer lugar, liberó al hermano de Moctezuma, Cuitlahuac, para que ayudara en las negociaciones, pero lo que hizo fue todo lo contrario, y una vez liberado, se unió a las fuerzas aztecas sublevadas que sitiaron a los españoles poniéndolos en graves aprietos. Precisamente, los sitiados viendo como sus provisiones disminuían a un paso muy acelerado, optaron por la retirada como única salida, y tuvo lugar en una noche lluviosa y desapacible, en la noche que va del 30 de junio al 1 de julio de 1520, la tristemente conocida como La Noche Triste.

Categorías: México

No hay comentarios para “Hernán Cortés (I)”