Historia

Inicio Roma El Emperador Nerón

El Emperador Nerón

Publicado por María Celia

Último representante de la dinastía Julia-Claudia, Nerón nació el 15 de diciembre de 37 en la localidad de Anzio. Gobernó Roma desde el 54 hasta el 68, en que fue destituido por el Senado.

El Emperador Claudio, casado en primeras nupcias con Mesalina, tenía un descendiente natural que podría haber ocupado el trono de Roma: Britanico, llamado así en honor a las batallas ganadas por su padre en la Britania.

neron.jpg

Posteriormente, adoptó a Lucio Domicio Nerón, hijo de Ahenobardo y Agripina, segunda esposa de Claudio. Su madre jugó un papel importante durante los primeros años de gobierno de su hijo, quien la mandó a matar al igual que su medio hermano.

De esta manera, los historiadores destacan dos etapas bien marcadas de la gestión de Nerón: la primera, en la que su madre interviene, legando la educación de su hijo a Séneca quien, junto con Burro , será el que se ocupe de la administración de Estado y una segunda etapa, en la que Nerón se aleja de sus tutores, imprimiéndole a su gobierno características personales, no del todo virtuosas.

Asimismo, Nerón fue influenciado por las mujeres y amantes que lo acompañaron. Casado con Octavia, de influencia materna, el emperador tuvo dos amantes decisivas para el curso de su gobierno: la primera, Ates, ligada al círculo de Séneca , y la segunda, que luego se transformó en su esposa, Popea. De hecho, el matricidio se produce cuando Agripina se niega e interviene para que Nerón no se divorcie de Octavia y se case con Popea.

Se recuerda al reinado de Nerón como una época ligada a los excesos, la tiranía, el libertinaje y la extravagancia. Aún así, prestó atención a la diplomacia, triunfando contra del Imperio Parto y los británicos.

Actor y amante del espectáculo, promovió la construcción de teatros y pruebas atléticas.

En el año 64 un incendió azotó a Roma durante seis días seguidos, desastre que se le atribuyó al emperador, de quien se dijo que quería reconstruir la ciudad. Ante esta situación, Nerón culpó a los cristianos, a los que no cesó de perseguir. Sin embargo, cuando éste levantó su Domus Aurea, recuérdese que se intentaba imitar el arte griego, las acusaciones volvieron a recaer sobre su persona.

Los últimos años de gobierno, del 64 al 68, Nerón implementó un régimen del terror durante el cual no dejó de cometer excesos, sumándole a ello la poca importancia que le daba a la función del Senado. Es en las provincias de la Galia y la Hispania en donde se planea su derrocamiento mediante un Golpe de Estado, avalado por el Senado.

Es así que en el 68 es considerado “fuera de la ley” y destituido. Nerón escapa a Roma y se suicida en junio de ese mismo año.

Categorías: Roma

No hay comentarios para “El Emperador Nerón”