Historia

Inicio América Hispánica La conquista del Río de la Plata

La conquista del Río de la Plata

Publicado por María Celia

En los alrededores del Río de la Plata no había habitantes; apenas una fauna de definición incierta propia de los pantanos. En ciertas partes, se confunde con el mar.conquista-rio-de-la-plata-12.jpg

Los indios del norte cazaban y pescaban en las inmediaciones del río Paraná y Uruguay; los del sur habitaban la Patagonia y su principal alimento consistía en carne de guanaco, ñandú y puma, animales que no merodeaban cerca del río, razón por la cual, esos indígenas raramente pasaban su límite al norte.

Juan Díaz de Solís salió de España en 1515 y llegó a las aguas de la plata en 1516. Si el siglo XV es el periodo de los conquistadores, el XVI los exploradores tienen fines ciertos y utilitarios, o más científicos: encontrar el paso a las Indias para llegar a Las Molucas.

Las tres naves que trasladaban a Solís, piloto mayor del reino español, y su gente, sesenta hombres, aproximadamente, habían tomado tres meses desde las costas andaluzas. Al llegar, le asignó al río el nombre de ”Mar Dulce”; el oxímoron denota la capacidad de sorpresa que entonces generaban las tierras del sur. Fue el sucesor del italiano Américo Vespucio, a quien se debe el nombre del continente. De la misma manera, y en contra de las ideas de Cristobal Colón, Solís que había navegado con Vespucio, apoyaba la idea de que las tierras descubiertas no eran parte del mismo continente (Colón cree haber llegado a Cipango) y Vasco Núñez de Balboa descubre en 1513 el Océano Pacífico al que bautiza “Mar del Sur”.

Cuando Solís arribó a la desembocadura del los ríos Uruguay y Paraná, elige bajar por el primero debido a que su cauce era más ancho y eso lo hacía parecer más navegable.

Se cree que se encontró con los guaraníes, indios de habitaban la zona y las especulaciones acerca de su muerte varían ya que no se ha podido confirmar que ellos lo hayan asesinado.

Ya Jorge Luis Borges en su poema Fundación Mítica de Buenos Aires (1929) decía: “(…) allí donde ayunó Juan Díaz y los indios los comieron”. Sin embargo, también se argumentó que habrían sido los charrúas los responsables de la muerte de Solís.

Cuando la expedición desembarcó en la costa uruguaya, en Colonia del Sacramento, se encontraron con los indígenas y allí con la muerte. La hipótesis de la antropofagia se explica por el sentido que estos hombres podrían haber tenido para los indígenas, meros productos de caza.

Posteriormente, Fernando de Magallanes encontrará una muerte similar a la de su antecesor, ya no en el Río de la Plata, sino en Filipinas. Con el objetivo de hallar un paso interoceánico al sur de Sudamérica, zarpa con cinco naves en 1519, pasa por el Río de La Plata, recorre sus costas y sigue hacia el sur; en la Patagonia naufraga, generando una insurrección de la tripulación y aún así el viaje sigue, atravesando en 38 días el estrecho que lleva su nombre. Cuando llega a Filipinas, muere y quien continúa con el viaje es Sebastián Elcano, quien logra completar la primera circunnavegación del mundo.

Tras este viaje que dura tres años, Sebastián Gaboto, quiere zarpar en las Molucas, siguiendo las instrucciones de Carlos V y la ruta de Magallanes; el objetivo es “cargar los navíos con oro, plata, piedras (…) u otras cosas de valor”. Lo que sucede es que Gaboto modifica el viaje al encontrarse con sobrevivientes de la expedición de Solís que había naufragado, quienes le dicen que en el Rio Paraná había oro y plata. Gaboto se interna en el río, luego navega el Paraná y en 1527 funda el Fuerte de Sancti Spitiritis que fue la primera fundación española en territorio argentino. Luego, el fuerte fue atacado y quemado por aborígenes. Gaboto regresa a España.

En 1536, Pedro de Mendoza llega al Río de la Plata y funda Buenos Aires por primera vez.

Lo cierto es que la conquista se realizó a espaldas de la llanura; La Pampa adquiere su nombre recién a finales del siglo XIX, antes sólo se la conocía como el “desierto”, por la inmensidad y extensión que se perdían en el horizonte.

No hay comentarios para “La conquista del Río de la Plata”