Historia

Inicio Arabia Saudí, Medio Oriente La Peregrinación a la Meca

La Peregrinación a la Meca

Publicado por Víctor

La peregrinación a la Meca es el quinto y último pilar fundamental del Islam, de obligado cumplimiento por parte de los fieles. Los otros cuatro son la profesión de fe -la conversión al Islam mediante la shahada-, la oración -cinco veces al día y en dirección a la Meca-, la limosna, y el ayuno durante el Ramadán.

La Meca está ubicada en la región de Hiyaz, correspondiente a la costa oeste de la península arábiga. Actualmente es una ciudad de más de un millón de habitantes, pero en sus orígenes fue un poblado de comerciantes con connotaciones religiosas, que atraía peregrinos para adorar santuarios paganos. Cuando Mahoma nació en la Meca, en torno al 570 d. C., su tribu, los Quraysh, eran dueños de la situación política y económica. En ella, Mahoma empezó a recibir sus revelaciones, pero resultó molesto para los intereses de los magnates que dirigían la Meca, de tal modo que fue exiliado en el año 622 hacia Medina, en lo que se conoce como la Hégira, el inicio del calendario lunar musulmán.

kaba-islam-hajj-pilgrimage-muslim.jpg

Desde Medina, Mahoma emprendió una política de hostigamiento al comercio fructífero de la Meca que provocó numerosos enfrentamientos, hasta que, en torno al 628, se firmó un armisticio entre la Meca y los seguidores de Mahoma y el propio profeta, que se llamaban ya musulmanes. La Meca se rindió realmente a Mahoma, y el profeta hizo despejar la Kaaba de todos los ídolos paganos e imágenes que los antiguos cultos tenían en ella, convirtiéndola en el lugar más sagrado de todo el Islam, pues en ella se une lo divino a lo terrenal.

Con la redacción del Corán a la muerte de Mahoma, se estableció como uno de los pilares del Islam la visita a este centro de adoración. Este pilar es llamado en árabe Hajj. Todo aquel musulmán con condiciones físicas y económicas suficientes debe acudir en peregrinación hasta la Meca al menos una vez en la vida. Los rituales a seguir varían dependiendo del lugar desde donde llega el individuo, de la época del año, de la variante del Islam que profesa el peregrino, o de la intencionalidad de la peregrinación.

Dependiendo del lugar, no es lo mismo la peregrinación para un habitante de la Meca que para un musulmán de otra región, pues llegar a la Meca supone entrar en territorio sagrado, lo que implica un ritual específico, el ihram.

Según la época del año, puede hacerse un tipo de peregrinación u otro. La principal, la obligatoria una vez en la vida –Hajj-, debe hacerse en el mes de dulhiyya, y generalmente dura cinco días, en los que se llevan a cabo una serie de rituales establecidos, entre los que se cuentan las siete vueltas a la Kaaba y la lapidación del demonio. Si la peregrinación no tiene como fin cumplir la Hajj porque ya se ha cumplido, existen peregrinaciones secundarias que pueden consumarse en cualquier época del año.

Finalmente, las diferentes escuelas del Islam -sunnies, chiíes, etc…- aportan matices a los rituales que deben celebrarse, aunque por lo general no distan demasiado de lo aquí expuesto.

La peregrinación a la Meca es uno de los momentos más importantes en la vida de un musulmán. Lo demuestran los millones de personas que anualmente viajan hasta Arabia y cumplen con los rituales, en torno a los dos millones y medio de peregrinos al año en un periodo muy corto de tiempo, lo que anualmente provoca desgracias con cientos de muertos.

El celo religioso impide a los no musulmanes entrar en la Kaaba.

Categorías: Arabia Saudí, Medio Oriente

No hay comentarios para “La Peregrinación a la Meca”