Historia

Inicio El Mundo, Estados Unidos, Japón, Siglo XX, Siglo XX La Batalla de Iwo Jima

La Batalla de Iwo Jima

Publicado por María Celia

La Batalla de Iwo Jima se llevó a cabo durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), desde el 24 de febrero al 26 marzo de 1945. En dicho combate se enfrentaron las fuerzas estadounidenses y japonesas en el marco de la Guerra del Pacífico.

El triunfo americano fue inmortalizado en la fotografía tomada por el reportero Joe Rosenthal, en ella puede advertirse el momento en que la bandera de los Estados Unidos de Norteamérica fue plantada en la cima del monte Suribachi.

iwojima

Estados Unidos necesitaba la Isla de Azufre o Iwo Jima como base para sus aviones. La flota japonesa ya estaba derrotada y sin posibilidades de revertir el estado de situación, el ejército americano había derrotado a Japón en la Batalla del Golfo de Leyte (octubre de 1944) y había liberado las islas Marshall.

Frente a la superioridad americana, las fuerzas japonesas al mando de Tadamichi Kuribayashi, un Teniente General que se había desempeñado como diplomático en Estados Unidos y Canadá, conocía que defender la isla sería una tarea que posiblemente se llevara su vida. La defensa de organizó a sabiendas de la imposibilidad de la victoria nipona, tratando de cobrarse la mayor cantidad de vidas enemigas en la contienda y con un único objetivo final, hacer desistir a Estados Unidos de invadir tierras japonesas.

En tanto que el país del Norte preveía una batalla de sólo diez días, cabe rescatar el tesón japonés, ya que se mantuvieron en campo de batalla 36, con la enorme y consecuente pérdida de vidas.

La operación norteamericana estuvo a cargo del Almirante Raymond Spruance y el teniente Holland Smith para la ejecución del plan. La estrategia consistía en un bombardeo sistemático durante 10 días (sólo fueron autorizados 3), ocupación de las playas por parte de los marines, toma del monte Suribachi, el punto más alto de la isla, un volcán inactivo de 170 metros de alto. Tras esta primera etapa, tomarían los aeródromos y neutralizarían la resistencia. Con 70 mil hombres en tres divisiones, iniciaron el embate.

La conquista de la isla sirvió a los estadounidenses como base intermedia para sus operaciones en Japón. Rápidamente, los Mustang ocuparon los aeródromos y los B-29, que aterrizaban allí tras regresar averiados.

Sin embargo, la conquista no fue gratuita para los Estados Unidos. Se perdieron numerosas vidas frente a una fuerza japonesa ya vencida, cuyos muertos ascendieron a una cifra aproximada de 20 mil, pero dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias sin capitular la guerra.

La resistencia que ofrecieron los japoneses fue aprovechada por el país del norte, que no evitó lanzar la última ofensiva destinada a reafirmar su poder en una guerra ya ganada, la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki.

Categorías: El Mundo, Estados Unidos, Japón, Siglo XX, Siglo XX