Historia

Inicio Edad Antigua, Grecia La civilización micénica

La civilización micénica

Publicado por Hilda

Civilización micenicaLos primitivos habitantes de Grecia, eran los pelasgos, quienes fueron invadidos, en el segundo milenio a. C. por los aqueos, los jonios y los dorios, pueblos guerreros, que utilizaban armas de bronce y carros de guerra, y provenían de Europa central, desde el Épiro y los Balcanes.

Allí se establecieron varios reinos independientes, como Tebas, Atenas, Argos, Ítaca, siendo Micenas el más importante y el que dio nombre a esta civilización. Su rey, Agamenón dirigió las tropas en la guerra de Troya.

En el año 1450 a. C, conquistaron Creta y atacaron Troya, en las costas del Asia Menor, que fue destruida hacia el año 1200 a. C.

Las causas de la guerra de Troya, deben buscarse en el control de las rutas marítimas, con fines comerciales, ya que Troya estaba emplazada en una situación estratégica, en la comunicación del mar Egeo, con el mar Negro.

El poeta Homero, fue el encargado de inmortalizar esta guerra en sus poemas épicos, la Ilíada y la Odisea, que datan aproximadamente del siglo IX a. C.

En la Ilíada se narra el largo sitio que mantienen a la ciudad de Troya, donde el hijo del rey, llamado Paris, ha robado a Helena, esposa de Menelao, rey de Esparta. El ejército obedece las órdenes de Agamenón, hermano del rey ofendido, quien en abuso de su autoridad ha tomado para sí una esclava de Aquiles, quien ofendido los deja sin su ayuda.

El sitio de la ciudad se prolongó por espacio de 10 años, alternando la suerte de unos y otros, de acuerdo al favor divino, hasta que la estrategia del caballo de Troya, donde se simula la entrega de un regalo, un caballo gigantesco, en cuyo interior se esconden los soldados griegos, permitió ingresar a la ciudad y provocar su destrucción.

La Odisea, narra el regreso de Odiseo o Ulises, de la guerra de Troya, junto a sus camaradas, donde viven diez años más, de insólitas aventuras.

La victoria sobre Troya significó para los aqueos, intensificar su comercio con el sur de Italia, Rodas, Chipre, y la costa occidental del Asia Menor, lugares desde donde conseguían los elementos indispensables para fabricar armas: los metales. Estos les eran imprescindibles ya que constituyeron una sociedad guerrera, jerarquizada, cuya cúspide de poder la desempeñaba el rey o anax. Junto a él, pero bajo su mando, se situaba el resto de la población privilegiada, los guerreros, que habitaban en palacios fortificados y amurallados, situados en lugares elevados y de difícil acceso.

Situados en lugares cercanos al palacio, habitaban los artesanos, y en las laderas de las colinas, agrupados en aldeas, vivían los campesinos.

Al principio la tierra era propiedad de toda la comunidad, repartiéndose en lotes, llamados cleros, que pronto se transformaron en una distribución desigual, concentrándose en manos de la aristocracia.

También se dedicaron a las actividades ganaderas, criando bueyes, que utilizaron como animales de tiro, y luego caballos, practicando la cría de vacas y ovejas.

Los esclavos eran muy comunes, utilizándoselos sobre todo en la producción textil.

Realizaban el entierro de sus muertos, utilizando losas verticales decoradas, delimitándose espacios sagrados para los gobernantes.

Al igual que los cretenses, a los que conquistaron, depositaban los productos agrícolas, en los palacios para su distribución, utilizando para su registro, un sistema de escritura que evolucionó del sistema lineal A de los cretenses, para crear el sistema lineal B, cuyos caracteres se imprimían en tablillas de arcilla.

La civilización micénica concluyó cuando en el año 1200 a. C. otros pueblos guerreros, aún más poderosos, los dorios, tesalios y beocios, invadieron Grecia desde el norte y destruyeron muchos de sus palacios. La cultura de este lugar fue perdiéndose junto a sus palacios y se produjo un gran retroceso cultural con la ruralización de la población y la pérdida de su escritura.

Los dorios fueron seguramente, los que introdujeron el hierro en Grecia, que estimuló la tala de árboles y una gran construcción naval, que permitió la expansión marítima.